Bienestar Psicológico Infantil

El bienestar psicológico infantil incluye su salud mental y emocional; es tan importante para su desarrollo como la salud física. Un buen bienestar psicológico da a los niños la mejor oportunidad de convertirse en adultos sanos y completos que tengan las habilidades necesarias para afrontar su día a día. Aprende más sobre qué puede afectar al bienestar psicológico de los niños y cómo podemos ayudarlos a sentirse bien.

En Neuraxpharm ofrecemos alternativas naturales para favorecer el bienestar psicológico infantil. Una vez que tu médico haya determinado sus necesidades específicas, podrá aconsejar el producto que mejor se adapte a sus necesidades y a su estado.

¿Qué puede afectar al bienestar psicológico infantil?

El bienestar psicológico es una parte esencial de la salud general de los niños. Tiene una relación directa con su salud física y su capacidad para desenvolverse bien en el colegio, las relaciones y la vida cotidiana en general.

El bienestar psicológico de un niño puede verse influido por una serie de factores, como su vida familiar y escolar y el entorno en general. La salud mental y física están estrechamente vinculadas, y los problemas en una de ellas pueden dar lugar a problemas en la otra; por ejemplo, un niño que está de mal humor puede no salir a jugar con sus amigos y, a su vez, no hacer el ejercicio que necesita para mantenerse sano y en forma.

Los principales tipos de problemas de los niños

Los niños pueden sufrir una serie de problemas de bienestar mental y emocional que pueden manifestarse como bajo estado de ánimo, dificultad para concentrarse, irritabilidad, escasas habilidades sociales con amigos y familiares, signos de estrés y altos niveles de preocupación.

A veces pueden ser signos de una mala salud mental, y pueden afectar a la capacidad del niño para rendir bien en el colegio y socializarse, con un impacto generalmente negativo en su bienestar general y en su disfrute de la vida.

Posibles vínculos entre la salud física y mental de los niños

Hay una estrecha relación entre la salud física y la mental, tanto en los niños como en los adultos. 

En concreto, los estudios han demostrado que puede haber una relación entre la salud digestiva de los niños y su salud mental. Los científicos dicen que el cuerpo tiene dos cerebros: uno en la cabeza y otro en el intestino. Ambos se desarrollan a partir del mismo tipo de tejido en la concepción. Posteriormente, una parte se convierte en el sistema nervioso central (el cerebro y la médula espinal) y la otra en el sistema nervioso entérico (el intestino). Ambos están controlados por las mismas hormonas y neurotransmisores; están conectados a través del nervio vago y están en constante comunicación entre sí. Esta conexión única se conoce como el «eje intestino-cerebro».

Las características de la microbiota intestinal (los microorganismos que viven en el intestino humano) pueden afectar al desarrollo del cerebro, el sistema inmunitario, los pulmones y el crecimiento. El desequilibrio de las bacterias intestinales se ha asociado a enfermedades en niños y adultos, como el autismo, el trastorno por déficit de atención e hiperactividad, el asma y las alergias.

Uno de los neurotransmisores más importantes en la regulación y el control del estado de ánimo es la serotonina, a menudo denominada la «hormona de la felicidad». El intestino produce aproximadamente el 95 % de la serotonina del organismo, y los cambios en los niveles de serotonina afectan tanto al intestino como al cerebro.

Gracias al eje intestino-cerebro, el estrés también se asocia a cambios en las bacterias intestinales. Esto significa que las personas que sufren de estrés pueden ser más susceptibles al dolor, la hinchazón y otras molestias digestivas.

Cuando hay un desequilibrio en las bacterias intestinales, pueden afectar de manera muy variada a la salud del cuerpo y la mente.

Algunos niños también experimentan lo que se conoce como «trastorno de síntomas somáticos», en el que sienten dolor o malestar físico que no puede atribuirse a ningún trastorno médico, pero que puede estar causado por un malestar psicológico o emocional.

Sea cual sea la causa, la mala salud física puede impedir que los niños participen en las actividades que les gustan o hacer que se sientan diferentes a los demás niños, lo que puede afectar a su bienestar general. A su vez, el bajo estado de ánimo puede hacer que los niños decidan no participar en actividades que podrían mejorar su salud física y liberar endorfinas, que pueden mejorar el estado de ánimo.

¿Cuáles son los principales signos a los que hay que prestar atención en los niños?

Los niños pueden desarrollar las mismas condiciones de salud mental que los adultos, pero sus síntomas pueden ser distintos. La mayoría de los síntomas están relacionados con cambios persistentes en el comportamiento del niño.

Signos comunes de malestar psicológico

Los signos de advertencia de que un niño puede tener malestar psicológico incluyen:

  • Cambios significativos en su comportamiento y estado de ánimo, ya sea en casa o en otros lugares (como el colegio o en casa de amigos)
  • Dormir demasiado o muy poco
  • Problemas de concentración
  • Irritabilidad
  • Evitar situaciones sociales y actividades que solía disfrutar
  • Sentimientos persistentes de tristeza
  • Cambios en los hábitos alimentarios, como comer demasiado o muy poco
  • Autolesiones o abandono
  • Problemas en la escuela, incluido el absentismo escolar o la bajada de notas
  • Dolores de cabeza o de estómago frecuentes
  • Preocuparse o llorar más de lo habitual

Causas y factores de riesgo

Al igual que en el caso de los adultos, las posibles causas y factores de riesgo de malestar psicológico en los niños pueden provenir tanto de sus genes como del entorno que les rodea.

¿Qué puede causar malestar psicológico en los niños?

Los niños pueden experimentar una mala salud mental ligada a sus genes si un determinado problema es hereditario (viene de familia).

El entorno familiar del niño también puede influir. Por ejemplo, los niños que viven en situación de pobreza o que sufren abandono, violencia doméstica o abusos serán especialmente vulnerables.

Los acontecimientos o cambios traumáticos, como el nacimiento de un nuevo hermano o hermana, un cambio de colegio o una mudanza, también pueden desencadenar problemas para algunos niños.

¿Hay niños que corren más riesgo que otros?

Los problemas de salud mental en la infancia afectan a muchas familias; sin embargo, algunas pueden estar más expuestas debido a sus circunstancias de vida o a influencias externas. Los posibles factores de riesgo para los niños incluyen:

  • Experimentar un acontecimiento traumático, como la muerte de un familiar cercano o el divorcio de sus padres
  • Tener una enfermedad física de larga duración
  • Tener un progenitor con problemas de salud mental o de abuso de sustancias
  • Sufrir abusos o abandono
  • Sufrir acoso escolar
  • Tener problemas económicos en el hogar, incluido vivir en una vivienda precaria
  • Actuar como cuidador o asumir alguna responsabilidad similar
  • Dificultades continuas en el colegio
Te podría interesar ...

Ayudar al bienestar psicológico infantil

Es importante que apoyemos a los niños que sufren malestar psicológico, ya que sus efectos pueden tener un impacto a largo plazo en su desarrollo y en sus oportunidades en la vida. Al hacerlo, podemos ayudarles a afrontar mejor las cuestiones que les causan problemas en casa, en el colegio y en sus relaciones con los amigos y la familia.

¿Cómo podemos ayudarles a mantener el bienestar psicológico?

La mayoría de los niños están rodeados de una comunidad de personas -familia, amigos, niñeras, cuidadores, profesores y otros profesionales que pueden estar atentos a cualquier señal de alarma y, en general, ayudar al bienestar mental y emocional del niño.

Si nos aseguramos de que el niño disfruta de relaciones positivas y gratificantes en su vida, podemos ayudarle a mantener un buen bienestar psicológico. Las formas en que podemos ayudarle incluyen:

  • Escuchar: pregúntale cómo está y qué le preocupa. Tómate en serio lo que dice. Asegúrate de que las conversaciones sobre sentimientos y emociones sean lo más normales y rutinarias posible.
  • Ayudar: si un niño parece tener dificultades, hay que intentar ayudarle a superarlas y recurrir al apoyo de otras personas (por ejemplo, sus profesores) cuando sea necesario.
  • Animar: interésate por lo que le gusta a un niño, ya sea el deporte u otras aficiones. Habla con él sobre lo que le importa y muéstrale tu apoyo.

Si te preocupa algún cambio persistente en el comportamiento de un niño, habla con otras personas de su entorno y comenta cualquier problema con un médico.

Vida sana

Todos los niños se beneficiarán de un estilo de vida general saludable que favorezca su bienestar físico, emocional y mental. Esto puede incluir:

  • Llevar una dieta equilibrada
  • Mantenerse físicamente activo
  • Tener tiempo y la oportunidad de jugar dentro y fuera de casa
  • Participar en actividades en la comunidad local y con amigos
  • Estar en el seno de una familia comprensiva donde se sienta seguro y apoyado en sus decisiones

Dónde obtener ayuda

Los padres, las familias, los amigos, los profesores y los profesionales de la salud, como un especialista en salud mental infantil, pueden ayudar a los niños que pueden correr el riesgo de sufrir malestar psicológico.

Escucharles y tomar en serio sus sentimientos es una de las mejores cosas que los padres pueden hacer para ayudar a sus hijos. Los padres pueden recurrir al apoyo de otras personas si sienten que su hijo está angustiado durante mucho tiempo, si esos sentimientos están afectando al disfrute diario del niño o si su comportamiento está afectando a la vida familiar.

A los padres que están preocupados por la salud mental de su hijo les puede resultar útil comentar sus experiencias con otros miembros de la familia, amigos y el círculo más amplio del niño para saber si ellos también han observado algún cambio de comportamiento. Los cambios se pueden comentar con el médico del niño.

El médico puede derivar al niño a un psicólogo u orientador para que evalúe su salud mental y emocional y disponga el apoyo o tratamiento necesario. Esto puede incluir terapia individual o familiar, ayuda del colegio del niño o programas comunitarios diseñados para apoyar a los jóvenes. Un logopeda también podría ayudar con cualquier problema de desarrollo.

Estudios científicos

Se está investigando el papel de la microbiota intestinal (el ecosistema de microorganismos del tracto gastrointestinal) como modulador del cerebro y el comportamiento. Se cree que los periodos de cambio en la microbiota coinciden con el desarrollo de otros sistemas del organismo y, en particular, del cerebro y del eje microbiota-intestino-cerebro. Por ello, los investigadores han estudiado la posibilidad de desarrollar nuevas estrategias de modulación de la microbiota en los primeros años de vida para favorecer el neurodesarrollo.

También se ha demostrado que los efectos del «estrés tóxico» (por ejemplo, cuando un niño experimenta abusos físicos o emocionales) alteran el desarrollo de la arquitectura del cerebro y otros sistemas de órganos y aumentan el riesgo de enfermedades relacionadas con el estrés y el deterioro cognitivo. El estrés tóxico en la infancia puede provocar retrasos en el desarrollo y problemas de salud posteriores, como enfermedades cardíacas, diabetes, abuso de sustancias y depresión..

Numerosas investigaciones sugieren que unas relaciones afectivas, receptivas y fiables pueden ayudar a curar a los niños pequeños que han sufrido abandono.

Fuentes de referencia

  1.  Flannery JE, Stagaman K, Burns AR et al. Gut feelings begin in childhood: the gut metagenome correlates with early environment, caregiving, and behavior. mBio. 2020;11(1):e02780-19. doi:10.1128/mBio.02780-19
  2.  Ronan V, Yeasin R, Claud EC. Childhood Development and the Microbiome-The Intestinal Microbiota in Maintenance of Health and Development of Disease During Childhood Development. Gastroenterology. 2021;160(2):495-506. doi:10.1053/j.gastro.2020.08.065
  3.  Kurlansik SL, Maffei MS. Somatic Symptom Disorder. Am Fam Physician. 2016;93(1):49-54.
  4.  Cowan CSM, Dinan TG, Cryan JF. Annual research review: critical windows – the microbiota–gut–brain axis in neurocognitive development. Child Psychol Psychiatry. 2020;61(3):353-371. doi:10.1111/jcpp.13156
  5.  Borre YE, O’Keeffe GW, Clarke G, Stanton C, Dinan TG, Cryan JF. Microbiota and neurodevelopmental windows: implications for brain disorders. Trends Mol Med. 2014;20(9):509-518. doi:10.1016/j.molmed.2014.05.002
  6.  Toxic stress. Harvard University Center on the Developing Child. Accessed February 2021. https://developingchild.harvard.edu/science/key-concepts/toxic-stress/
  7.  The Science of Neglect: The Persistent Absence of Responsive Care Disrupts the Developing Brain: Working Paper 12. National Scientific Council on the Developing Child. 2012. Accessed February 2021. https://developingchild.harvard.edu/resources/the-science-of-neglect-the-persistent-absence-of-responsive-care-disrupts-the-developing-brain
Te podría interesar...

Alzheimer

Los avances diagnósticos de los últimos años permiten detectar con anticipación síntomas clínicos del deterioro cognitivo progresivo de un paciente antes de que repercuta en sus capacidades funcionales e intervenir en fases tempranas.

Alzheimer

La demencia es el término utilizado para la descripción clínica de una alteración de la mente, el envejecimiento no causa demencia por sí mismo y la enfermedad de Alzheimer es la enfermedad más común que causa demencia en los ancianos, y también en todas las edades.

Alzheimer

Infografía con los factores de riesgo en el Alzheimer. Recibir un diagnóstico temprano puede retrasar la enfermedad, consúltalo con tu médico.

Bienvenido

Para acceder a esta información, debes utilizar tus credenciales.

¿No tienes cuenta? Regístrate