Artículos relacionados

El Parkinson afecta principalmente a las personas de edad avanzada, ya que enlentece las funciones del cuerpo y la capacidad de control del movimiento. 

En Neuraxpharm desarrollamos alternativas farmacológicas para la enfermedad de Parkinson. Una vez que tu médico haya determinado tus necesidades específicas, podrá recetarte el producto que mejor se adapte a tus necesidades y a tu estado.

Conoce los síntomas, el diagnóstico y el tratamiento.

¿Qué es la enfermedad de Parkinson?

La enfermedad de Parkinson (EP) es una enfermedad neurodegenerativa progresiva. Esto significa que los síntomas comienzan gradualmente y empeoran lentamente con el tiempo. La EP afecta a la salud de las células nerviosas del cerebro (neuronas) que controlan el movimiento y, como consecuencia, muchas funciones y movimientos corporales se ven afectados.

¿Cuáles son los principales tipos de Parkinson?

El Parkinson pertenece a un grupo de enfermedades llamadas parkinsonismo. Se trata de un síndrome que incluye otras enfermedades con síntomas parecidos (temblor, lentitud de movimientos, rigidez y problemas para caminar).

La enfermedad de Parkinson es la causa neurodegenerativa más común del parkinsonismo. Otros parkinsonismos son el parkinsonismo atípico o Parkinson-plus. Estas enfermedades suelen tener peor pronóstico que la EP y no responden al tratamiento tradicional de la EP, que se centra en aumentar los niveles de dopamina. 

¿Cuántas personas tienen Parkinson?

En 2016, el estudio de impacto global de la enfermedad estimó que aproximadamente 6,1 millones de personas en todo el mundo tienen Parkinson. Esto supuso un aumento significativo respecto a los 2,5 millones de personas de 1990. Se calcula que en la UE afecta a 1,2 millones de personas.

El mismo informe estimó que el número de personas con Parkinson se acercará a los 13 millones de personas para 2040. Este aumento estimado se debe a que:

  • Muchas personas no son diagnosticadas
  • La prevalencia de la EP aumenta significativamente con la edad, y las personas viven más tiempo

Síntomas

Los síntomas del Parkinson pueden variar de una persona a otra. Suelen empezar de forma muy sutil y, por lo tanto, pueden pasarse por alto durante algún tiempo.

¿Cuáles son los síntomas del Parkinson?

Los síntomas pueden dividirse en síntomas motores (que implican movimiento) y síntomas no motores, que no implican movimiento. Existen tres síntomas primarios, y muchos otros secundarios que son menos perceptibles pero que pueden afectar a la calidad de vida.

Los síntomas son diferentes para cada persona y es poco probable que alguien con EP los tenga todos.

Síntomas motores

Los tres síntomas principales asociados al Parkinson afectan al cuerpo. Son:

  • Temblor (sacudidas de manos, brazos, piernas o cabeza)
  • Rigidez y tensión muscular
  • Movimientos lentos (también conocido como bradicinesia)

Otros síntomas físicos pueden ser:

  • Problemas de equilibrio
  • Pérdida del olfato
  • Estreñimiento, incontinencia o disfunción sexual
  • Problemas para dormir
  • Dificultad para masticar, tragar o hablar

Síntomas no motores

  • Sentimientos de depresión y ansiedad
  • Cansancio
  • Problemas cognitivos como pérdida de memoria y dificultades para pensar o razonar
  • Problemas de comportamiento, como actuar de forma impulsiva, y cambios en la personalidad; por ejemplo, una persona extrovertida se vuelve retraída

¿Cuáles son las fases del Parkinson?

Para empezar, los síntomas suelen ser muy leves y a menudo pasan desapercibidos, lo que puede provocar un retraso en el diagnóstico. Los síntomas suelen comenzar en un lado del cuerpo, pero acaban afectando a ambos lados.

La progresión de la EP puede variar mucho de una persona a otra, lo que hace difícil predecir la rapidez con la que progresará un caso de Parkinson. Muchas personas también descubren que sus síntomas fluctúan de un día a otro, lo que da lugar a días buenos y malos.

Es común experimentar un temblor o sacudida en una mano o los dedos en las primeras etapas. Con el tiempo, esto puede empeorar gradualmente, hasta que resulte difícil realizar tareas sencillas y cotidianas, como comer. El temblor puede afectar también a otras partes del cuerpo.

El movimiento también puede enlentecerse progresivamente. Las personas que se encuentran en las últimas fases del Parkinson suelen tener dificultades para caminar y pueden acabar andando a pasos pequeños arrastrando los pies.

El otro síntoma principal, la rigidez muscular, puede progresar hasta el punto de dificultar las expresiones faciales; también puede causar calambres musculares dolorosos.

La respuesta de un individuo a los fármacos también puede cambiar con el tiempo. La medicación puede producir una clara mejoría al principio, pero la eficacia puede «pasarse» o volverse inconsistente con el tiempo y puede ser necesario ajustarla a medida que la enfermedad avanza.

¿Cuáles son los primeros signos del Parkinson?

La progresión de la EP es diferente en cada persona, pero es habitual que los síntomas sean leves al principio, y a menudo pasen desapercibidos en las primeras fases. Los síntomas normalmente comienzan en un lado del cuerpo y acaban afectando a ambos lados. Es habitual que la EP comience con un temblor o sacudida en la mano o los dedos.

Causas, factores de riesgo y esperanza de vida

No se sabe con exactitud por qué las personas padecen Parkinson, pero los síntomas se desencadenan cuando las neuronas que producen dopamina en el cerebro se debilitan y mueren. Los investigadores creen que la muerte de estas células nerviosas está relacionada con una combinación de edad, genética y factores ambientales, como la exposición a determinadas sustancias químicas.

Los factores de riesgo conocidos para desarrollar la EP incluyen la exposición a fungicidas y pesticidas, como el maneb, la rotenona y el paraquat, y las lesiones cerebrales traumáticas.

¿Qué causa el Parkinson?

Unas sustancias químicas del cerebro llamadas neurotransmisores ayudan a controlar los movimientos del cuerpo pasando mensajes entre las neuronas y el resto del cuerpo. Uno de los neurotransmisores más importantes en este proceso es la dopamina. En las personas con EP, alrededor del 70-80 % de las células productoras de dopamina se deterioran y acaban muriendo.

Este proceso se denomina neurodegeneración. Significa que las personas con EP tienen niveles bajos de dopamina en la parte del cerebro que controla el movimiento y el equilibrio. Los síntomas del Parkinson aparecen porque las neuronas ya no son capaces de transmitir los mensajes adecuados para controlar los movimientos del cuerpo.

¿Es el Parkinson hereditario?

En algunos casos, un gen defectuoso puede ser transmitido por los padres a los hijos y hacer que estos hereden el Parkinson, pero esto es extremadamente raro; la enfermedad no suele ser hereditaria.

¿Quién padece Parkinson?

El Parkinson afecta a personas de todas las razas y orígenes. La probabilidad de padecer la enfermedad aumenta con la edad, pero se calcula que alrededor del 4 % de las personas con Parkinson son diagnosticadas antes de los 50 años.

Los hombres son más propensos a padecer EP que las mujeres. Algunos estudios sugieren que se diagnostica hasta al doble de hombres que de mujeres, y que las mujeres tienen una media de 2,1 años más que los hombres en el momento del diagnóstico.

¿Cuánto tiempo se puede vivir con Parkinson?

El Parkinson es una enfermedad crónica y que afecta significativamente a la vida cotidiana y puede hacer que las personas sean más vulnerables a otras enfermedades e infecciones. Sin embargo, gracias a los avances en el tratamiento, la mayoría de las personas con esta enfermedad tienen una esperanza de vida normal o casi normal.

Diagnóstico

Para ayudar a los médicos a determinar si una persona tiene Parkinson, se utiliza una serie de evaluaciones. También pueden utilizar ciertas pruebas para ayudar a descartar otras enfermedades.

¿Cómo se diagnostica el Parkinson?

Puede ser difícil diagnosticar el Parkinson, por varias razones. En las primeras fases, los síntomas suelen ser leves, por lo que es difícil que el médico tenga la certeza de que están causados por el Parkinson. Los síntomas pueden variar considerablemente entre los pacientes, y otras enfermedades -como el temblor esencial y la enfermedad de Alzheimer- tienen síntomas similares, lo que puede llevar a un diagnóstico erróneo.

El otro factor que dificulta el diagnóstico de la EP es que no existe una prueba única para esta enfermedad. Los especialistas pueden utilizar una serie de pruebas para ayudarles a descartar otras enfermedades, pero el diagnóstico se realiza principalmente en función de los resultados combinados de:

  • Una evaluación de los síntomas del paciente
  • Una evaluación del historial médico del paciente
  • Un examen físico detallado

Pruebas para diagnosticar el Parkinson

Los médicos pueden utilizar una o más de las siguientes pruebas para ayudarles a descartar otras enfermedades:

  • SPECT (tomografía computarizada por emisión de fotón único): puede ayudar a identificar si hay una pérdida de células productoras de dopamina en el cerebro, lo que puede indicar EP.
  • TAC (tomografía computarizada): estas radiografías del cerebro pueden ayudar a descartar enfermedades vasculares y tumores.
  • Resonancia magnética (RM): los campos magnéticos se utilizan para formar imágenes del cerebro. Pueden utilizarse para ayudar a distinguir el Parkinson de otras enfermedades similares al Parkinson, como la parálisis supranuclear progresiva (PSP) y la atrofia multisistémica (AMS).
  • Análisis de sangre: una serie de análisis de sangre puede ayudar a descartar afecciones como niveles anormales de hormonas tiroideas o daños en el hígado.

Tratamiento y medicación

No existe un tratamiento único para curar el Parkinson, pero hay muchos medicamentos y terapias que pueden ayudar a controlar sus síntomas.

¿Cómo se trata el Parkinson?

Existen varios medicamentos disponibles para ayudar a mejorar los síntomas de la EP. Las terapias de apoyo, como la fisioterapia, la logopedia y la terapia ocupacional, también pueden marcar la diferencia a la hora de ayudar a los enfermos de Parkinson a seguir viviendo de forma independiente.

Medicación

Muchos medicamentos producen una notable mejoría al principio, pero su eficacia puede «pasarse» o volverse inconsistente con el tiempo, por lo que puede ser necesario ajustarlos a medida que la enfermedad avanza.

Los síntomas de la EP están relacionados con una disminución de los niveles de dopamina en el cerebro; sin embargo, no es posible tomar dopamina como tratamiento, porque no puede llegar al cerebro donde se necesita. Esto significa que la mayoría de los medicamentos se centran en aumentar los niveles de dopamina de alguna manera.

Los medicamentos incluyen:

  • Agentes dopaminérgicos: su objetivo es aumentar la dopamina en el cerebro o imitar los efectos de la dopamina (agonistas de la dopamina).
  • nhibidores de la monoamino oxidasa B: ayudan a aumentar los niveles de dopamina y son útiles en las primeras fases de la EP.
  • Inhibidores de la catecol-O-metiltransferasa (COMT):se toman junto a un agente dopaminérgico para ayudar a prolongar su eficacia y suelen recetarse en las últimas fases de la enfermedad de Parkinson.
Cada medicamento tiene una serie de efectos adversos que siempre deben ser considerados y discutidos con un médico antes de tomar la medicación. La medicación puede presentarse en diferentes formas, como comprimidos, inyecciones y geles, lo que ofrece a los pacientes una amplia gama de opciones que se adaptan a sus necesidades individuales.

Terapia

Muchas personas con Parkinson encuentran que las terapias de apoyo son beneficiosas para ciertos síntomas. En las primeras fases, las terapias de apoyo pueden ser suficientes para ayudar a las personas a continuar con las actividades cotidianas sin necesidad de medicación.

Las sesiones de fisioterapia pueden ser útiles para mejorar la flexibilidad, aliviar la rigidez muscular y reducir el dolor de las articulaciones; un logopeda puede ayudar a los pacientes con ejercicios y tecnología para volver a aprender las habilidades del habla, así como para ayudarles a comer y tragar; y las evaluaciones de terapia ocupacional pueden identificar los cambios que pueden hacerse en el hogar, lo que ayuda a los pacientes a seguir siendo independientes durante más tiempo.

Aprender a vivir con la enfermedad de Parkinson puede ser extremadamente frustrante. Para gestionar esta sensación, existen muchas formas de apoyo, desde grupos de apoyo con otras personas en situaciones similares hasta asesoramiento profesional individual. El médico te puede proporcionar más información sobre las opciones disponibles en tu localidad.

Terapias alternativas

Muchas personas consideran que las terapias alternativas son útiles en combinación con otros tratamientos como medio para reducir el estrés, la depresión, el cansancio y el dolor. Por ejemplo:

  • El masaje favorece la relajación y reduce la tensión muscular
  • El yoga aumenta la flexibilidad y mejora el equilibrio
  • La meditación reduce el estrés y la ansiedad
  • La técnica Alexander se centra en la postura y el equilibrio y puede ayudar a reducir la tensión muscular y el dolor

Intervención

La cirugía para el Parkinson se llama estimulación cerebral profunda. Se trata de un generador de impulsos, similar a un marcapasos, que se implanta en la pared torácica. El marcapasos se conecta al cerebro mediante unos cables finos y se utiliza una diminuta corriente eléctrica para estimular la parte del cerebro afectada por la enfermedad de Parkinson.

La estimulación cerebral profunda no es habitual, pero se recomienda en algunos casos, principalmente cuando los tratamientos farmacológicos disponibles ya no ayudan a controlar los síntomas.

Dieta

Los cambios en la dieta no reducirán los efectos del Parkinson, pero pueden ayudar a tratar ciertos síntomas. Entre ellos se encuentran:

  • Aumentar la ingesta de fibra y asegurarse de que se consumen suficientes líquidos para ayudar a combatir el estreñimiento.
  • Evitar la deshidratación (que puede ser causada por la medicación para la EP) manteniendo una ingesta adecuada de agua y líquidos.
  • Asegurarse de incluir la cantidad adecuada de sal en la dieta para evitar la presión arterial baja y los mareos. También puede ser útil comer en pequeñas cantidades con más frecuencia.
Algunas investigaciones muestran que una dieta mediterránea puede ser beneficiosa para ayudar a reducir las posibilidades de desarrollar la enfermedad de Parkinson. Estas dietas suelen tener un alto contenido de verduras, frutas, legumbres, frutos secos, judías, cereales, pescado y grasas insaturadas, como el aceite de oliva, y un bajo contenido en carne y productos lácteos.

Ejercicio

El ejercicio puede ser útil para las personas con Parkinson porque:

  • Ayuda a aumentar la fuerza muscular
  • Mejora la flexibilidad y el equilibrio
  • Puede mejorar la salud mental y reducir la depresión o la ansiedad
El ejercicio, como caminar, nadar, hacer jardinería o el yoga, a menudo puede continuarse de forma independiente después de recibir un diagnóstico de Parkinson, o el médico puede recomendar unas sesiones con un fisioterapeuta.

Prevención

Todavía no se ha encontrado ningún tratamiento o terapia que evite el desarrollo del Parkinson, aunque se han realizado numerosos estudios sobre los beneficios del ejercicio físico en las primeras etapas de la vida; se ha demostrado que las personas que hacen ejercicio tienen menos probabilidades de desarrollar Parkinson.

Sin embargo, aunque los estudios indiquen que el ejercicio está asociado a un menor riesgo de padecer Parkinson, no se ha demostrado que el ejercicio físico sea la causa de la disminución del riesgo. Se necesita más investigación para establecer si existe una relación directa.

Estudios científicos

El tratamiento y la prevención de la enfermedad de Parkinson es un gran campo de investigación, y una mejor comprensión de la enfermedad es un factor importante para el desarrollo de nuevos medicamentos adecuados.

Estudios como el realizado en Finlandia en 2020 buscan formas de aumentar los niveles de dopamina y proteger las células cerebrales productoras de dopamina para que no mueran, mientras que otras investigaciones se centran en las causas de los síntomas motores del Parkinson. Estos estudios dan a los científicos razones para creer que en el futuro se podrán desarrollar mejores formas de tratar la enfermedad de Parkinson.

Fuentes de referencia

  1.  GBD 2015 Neurological Disorders Collaborator Group. Global, regional, and national burden of neurological disorders during 1990–2015: a systematic analysis for the Global Burden of Disease Study 2015. Lancet Neurol. 2017;16(11):877-897. doi:10.1016/S1474-4422(17)30299-5
  2.  European Commission. Health research on Parkinson’s disease Accessed February 23, 2021. https://ec.europa.eu/research/health/pdf/factsheets/parkinsons.pdf
  3.  Aaseth J, Dusek P, Roos PM. Prevention of progression in Parkinson’s disease. Biometals. 2018;31(5):737-747. doi:10.1007/s10534-018-0131-5
  4.  Delic V, Beck KD, Pang KCH et al. Biological links between traumatic brain injury and Parkinson’s disease. Acta Neuropathol Commun. 2020;8(1):45. doi:10.1186/s40478-020-00924-7
  5.  Parkinson’s causes. The European Parkinson’s Disease Association (EPDA). Updated September 2018. Accessed February 2021 https://www.epda.eu.com/about-parkinsons/causes/
  6. The European Parkinson’s Disease Association (EPDA). Response to the European Commission’s Consultation on the Green Paper on a Common Strategic. Framework for future EU Research and Innovation Funding. Accessed February 2021. 
  7. Miller IN, Cronin-Golomb A. Gender differences in Parkinson’s disease: clinical characteristics and cognition. Mov Disord. 2010;25(16):2695-2703. doi:10.1002/mds.23388
  8.  Alcalay RN, Gu Y, Mejia-Santana H et al. The association between Mediterranean diet adherence and Parkinson’s disease. Mov Disord. 2012;27(6):771-4. doi:10.1002/mds.24918
  9.  Fan B, Jabeen R, Bo B et al. What and how can physical activity prevention function on Parkinson’s disease? Oxid Med Cell Longev. 2020;2020:4293071
  10.  Mahato AK, Kopra J, Renko J‐M et al. Glial cell line–derived neurotrophic factor receptor rearranged during transfection agonist supports dopamine neurons in vitro and enhances dopamine release in vivo. Mov Disord. 2020;35:245-255. doi:10.1002/mds.27943
  11.  Heo JY, Nam M-H, Yoon HH et al. Aberrant Tonic Inhibition of Dopaminergic Neuronal Activity Causes Motor Symptoms in Animal Models of Parkinson’s Disease. Curr Biol. 2020;30(2):276-291.e9. doi:10.1016/j.cub.2019.11.079
Te podría interesar...

Bienvenido

Para acceder a esta información, debes utilizar tus credenciales.

¿No tienes cuenta? Regístrate