La esquizofrenia es una enfermedad grave y de larga duración que afecta al modo en que la persona piensa, siente, actúa, se relaciona con otras personas, expresa sus emociones y percibe la realidad. 

En Neuraxpharm desarrollamos alternativas farmacológicas para la esquizofrenia. Una vez que tu médico haya determinado tus necesidades específicas, podrá recetarte el producto que mejor se adapte a tus necesidades y a tu estado.

Conoce más sobre sus causas, síntomas y tratamientos.

¿Qué es la esquizofrenia?

La esquizofrenia es una enfermedad mental grave y crónica que provoca una serie de síntomas psicológicos y puede hacer que la persona afectada no siempre pueda distinguir sus propios pensamientos e ideas de la realidad. Puede provocar problemas en el trabajo, en el colegio y en las relaciones. Las personas con esquizofrenia pueden volverse retraídas y parece que pierden el contacto con la realidad, lo que puede causar angustia al individuo en cuestión, así como a sus familiares y amigos. 

No hay cura conocida y, si no se trata, los síntomas de la esquizofrenia pueden ser persistentes e incapacitantes. Sin embargo, existen tratamientos eficaces para ayudar a las personas a controlar sus síntomas, reducir el riesgo de recaída y disfrutar mejor de una vida normal.

Existen muchos conceptos erróneos sobre la esquizofrenia, aunque la mayoría de las personas afectadas no son más peligrosas o violentas que las personas de la población general. 

¿Cuáles son los principales tipos de esquizofrenia?

La esquizofrenia es el término utilizado para una serie de trastornos mentales que se sitúan en el mismo espectro, entre ellos:

  • Esquizofrenia paranoide: incluye síntomas como delirios y alucinaciones, habla desorganizada y dificultad para concentrarse.
  • Esquizofrenia hebefrénica o desorganizada: este tipo de esquizofrenia no incluye alucinaciones ni delirios, pero sí un comportamiento y un discurso desorganizados. También puede incluir respuestas emocionales inapropiadas o la ausencia de cualquier respuesta emocional.
  • Esquizofrenia indiferenciada: las personas afectadas pueden mostrar comportamientos aplicables a más de un subtipo de esquizofrenia. Aunque se trate de diferentes manifestaciones de la esquizofrenia, estos trastornos se sitúan en una misma gama y deben tratarse como un tipo.
  • Esquizofrenia residual: cuando alguien tiene un diagnóstico previo de esquizofrenia pero ya no tiene ningún síntoma prominente del trastorno. Los síntomas han disminuido en intensidad y, en general, incluyen falta de atención, cierta desorganización mental y retraimiento emocional. Debido a que muchas personas con esquizofrenia observan que sus síntomas varían en frecuencia e intensidad, este subtipo se utiliza raramente en la actualidad.
  • Esquizofrenia catatónica: en este subtipo, el movimiento físico es un síntoma. La catatonia puede ser un trastorno propio, pero las personas con esquizofrenia catatónica suelen tener síntomas negativos de esquizofrenia y no son muy receptivas. 

Las enfermedades relacionadas con la esquizofrenia incluyen el trastorno esquizoafectivo, que incluye elementos tanto de la esquizofrenia como de los trastornos del estado de ánimo. Sus síntomas pueden incluir pensamientos paranoicos, delirios o alucinaciones, dificultad para concentrarse, depresión, problemas de sueño y apetito y retraimiento social.

Otros trastornos relacionados son el trastorno delirante, el trastorno psicótico breve, el trastorno esquizofreniforme y la psicosis..

¿Cuántas personas padecen esquizofrenia?

La esquizofrenia afecta a 20 millones de personas en todo el mundo, o el uno por ciento de la población en todas las culturas. Afecta a igual número de hombres y de mujeres, pero su aparición suele ser más tardía en las mujeres que en los hombres.

Síntomas

La gravedad de la esquizofrenia y sus síntomas varía de una persona a otra y los síntomas pueden parecer que empeoran y mejoran en ciclos conocidos como recaídas y remisiones. Algunas personas solo tienen un episodio psicótico, mientras que otras tienen muchos a lo largo de su vida, pero llevan una vida relativamente normal entre ellos. Otras pueden tener más problemas de funcionamiento a lo largo del tiempo, con poca mejora entre los episodios psicóticos completos. 

¿Cuáles son los síntomas de la esquizofrenia?

Los síntomas de la esquizofrenia suelen denominarse positivos (o psicóticos, basados en la pérdida de contacto con la realidad), negativos (defectuales), cognitivos o de desorganización.

Los síntomas positivos incluyen:

  • Alucinaciones, incluidos cambios en la visión, el oído, el olfato, el tacto y el gusto
  • Comportamientos inusuales 
  • Delirios, como paranoia y miedos irracionales 

Los síntomas negativos incluyen:

  • Perder la motivación y la energía
  • Perder el interés por la vida cotidiana
  • Dificultad para planificar, iniciar y mantener actividades
  • Hablar menos
  • Alejarse de la familia, los amigos y las situaciones sociales
  • Dificultad para mostrar emociones
  • Emociones reducidas 
  • Mala higiene personal

Los síntomas cognitivos incluyen:

  • Dificultades de concentración y memoria
  • Dificultad para procesar y utilizar la información

Los síntomas de desorganización incluyen:

  • Discurso desorganizado 
  • Pasar rápidamente de un pensamiento a otro sin conexiones lógicas entre ellos
  • Moverse lentamente
  • Ser incapaz de tomar decisiones
  • Escribir en exceso pero sin sentido
  • Olvidar o perder cosas
  • Movimientos o gestos repetitivos, como pasearse o caminar en círculos
  • Tener problemas para dar sentido a las imágenes, sonidos y sentimientos cotidianos

En la esquizofrenia catatónica, la persona afectada puede dejar de hablar, y su cuerpo puede permanecer estático en una sola posición durante mucho tiempo.

¿Cuáles son las fases de la esquizofrenia?

La esquizofrenia puede desarrollarse lentamente, a menudo durante la adolescencia, y puede ser inicialmente difícil de diagnosticar por diversas razones.

La edad adulta temprana es la más común para la aparición de la esquizofrenia, y debe haber síntomas durante al menos seis meses para que se pueda hacer un diagnóstico. Los hombres con esquizofrenia suelen empezar a tener síntomas al final de la adolescencia o cerca de los 20 años, mientras que en el caso de las mujeres los síntomas pueden presentarse más tarde, hasta poco después de cumplir los 30 años.

En la esquizofrenia se distinguen tres fases: la fase inicial; la fase aguda/activa; y la fase residual/de recuperación. La fase inicial (o «prodrómica») puede durar días, pero también puede prolongarse durante años. La falta de un desencadenante específico significa que puede ser difícil de identificar, y los cambios de comportamiento pueden ser sutiles. 

¿Cuáles son los primeros signos de la esquizofrenia?

Los síntomas de una posible esquizofrenia pueden incluir cambios de humor y retraimiento social, lo que significa que la enfermedad podría confundirse fácilmente con una «fase» típica de la adolescencia. La falta de motivación, las alteraciones del sueño, la dificultad para concentrarse, el aumento del mal genio, los problemas en las relaciones y las dificultades con los estudios son síntomas que pueden manifestarse en los adolescentes cuando la enfermedad se está desarrollando.

Las personas que padecen esquizofrenia pueden experimentar un episodio de psicosis, que a menudo conduce a su diagnóstico. Los cambios de humor y la mayor dificultad en las habilidades sociales pueden presentarse antes del primer episodio de psicosis.

Las personas que padecen la enfermedad pueden observar que sus síntomas son más graves en algunas ocasiones.

Causas, factores de riesgo y esperanza de vida

Actualmente no se sabe qué combinación exacta de factores causa la esquizofrenia. El tratamiento actual se centra en el control eficaz de los síntomas y en ayudar a los afectados a llevar una vida normal.

¿Qué causa la esquizofrenia?

Se desconoce la causa exacta de la esquizofrenia, pero lo más probable es que esté relacionada con una combinación de factores genéticos y ambientales.

Se cree que algunas personas son más vulnerables a desarrollar esquizofrenia y que ciertas situaciones, como un acontecimiento vital estresante o el consumo de drogas, pueden desencadenar la enfermedad.

  • Factores genéticos: la esquizofrenia puede ser hereditaria, sin embargo, aún no es posible utilizar la información genética para predecir quién desarrollará esquizofrenia.
  • Diferencias en el cerebro: en personas vulnerables, los cambios en el cerebro durante la pubertad pueden desencadenar episodios psicóticos. Las investigaciones han demostrado que existe un importante vínculo entre nuestro cerebro y nuestro intestino y los microorganismos beneficiosos que viven dentro de nuestro sistema digestivo (conocido como «eje intestino-cerebro-microbiota»), que puede afectar a la forma en que gestionamos los periodos de estrés. Se ha señalado que el eje intestino-cerebro-microbiota podría ser un factor que contribuyera al desarrollo de la esquizofrenia. Las diferencias en la estructura y la función cerebral y las interacciones entre los neurotransmisores también se han citado como factores que contribuyen al desarrollo de la enfermedad. 

Factores ambientales: la pobreza, un entorno inestable o los problemas nutricionales antes del nacimiento también se han citado como factores que podrían influir en el desarrollo de la esquizofrenia. 

¿La esquizofrenia es hereditaria?

La esquizofrenia no es hereditaria, sino que es genética, lo que significa que una combinación de genes, y no un solo gen, es un factor que influye en el desarrollo o no de la enfermedad.

¿Quién padece esquizofrenia?

La esquizofrenia puede afectar a personas de cualquier parte del mundo, de todas las razas y culturas. 

La esquizofrenia puede diagnosticarse en la infancia, aunque es relativamente raro. La esquizofrenia en fase inicial suele aparecer entre los 13 y los 18 años. Un diagnóstico por debajo de los 13 años es extremadamente raro. Los hombres pueden experimentar los síntomas antes que las mujeres, aunque la enfermedad afecta a ambos géneros por igual. Es probable que cuanto antes aparezcan los síntomas, más grave será el caso de esquizofrenia.

¿Cuánto tiempo se puede vivir con esquizofrenia?

El tiempo que una persona puede vivir con esquizofrenia depende de varios factores, como la gravedad de su caso y la receptividad al tratamiento. Es probable que quienes padecen la enfermedad puedan llevar una vida relativamente normal junto a su familia si se les administra un tratamiento. Es poco probable que las personas con esquizofrenia vivan en centros psiquiátricos a largo plazo. Se está investigando para mejorar el tratamiento. 

La esquizofrenia suele coexistir con otras afecciones, como la obesidad, la diabetes y las cardiopatías. Por ello, los enfermos de esquizofrenia tienen una esperanza de vida entre 15 y 25 años inferior a la de la población general. Las personas con esquizofrenia tienen entre dos y tres veces más probabilidades de morir prematuramente que la población general.

Diagnóstico

No existe una prueba única para detectar la esquizofrenia y la enfermedad suele diagnosticarse tras la evaluación de un especialista en salud mental, a veces tras un periodo de psicosis.

A veces puede no estar claro si alguien tiene esquizofrenia o una enfermedad mental relacionada, como el trastorno bipolaro el trastorno esquizoafectivo.

¿Cómo se diagnostica la esquizofrenia?

Los síntomas de la esquizofrenia deben estar presentes durante seis meses, y ser activos durante al menos uno de esos meses, antes de que se pueda hacer un diagnóstico. Será necesario que se hayan observado dos de los siguientes síntomas: 

  • Alucinaciones
  • Discurso desorganizado
  • Delirios
  • Comportamiento desorganizado o catatónico
  • Síntomas negativos (ausencia de algo, por ejemplo, motivación o energía) 

Los delirios, las alucinaciones o el discurso desorganizado deben ser uno de los síntomas señalados para un diagnóstico positivo, y no pueden ser el resultado de ninguna otra enfermedad.

El médico puede intentar descartar enfermedades que se pueden asociar a la esquizofrenia, por ejemplo, la psicosis inducida por sustancias o un tumor cerebral, mediante el uso de escáneres cerebrales o análisis de sangre.

Prueba para diagnosticar la esquizofrenia

El diagnóstico de la esquizofrenia se basa en la observación de la conducta y los síntomas de una persona. Sin embargo, los médicos pueden realizar pruebas para asegurarse de que no haya nada más en el origen de los síntomas. Por ejemplo, se pueden realizar escáneres, TAC o RM para descartar que los síntomas estén causados por problemas como tumores cerebrales, epilepsia, enfermedades autoinmunes o infecciones. También pueden utilizarse pruebas cognitivas, de personalidad o escalas de esquizofrenia (p.ej., la escala PANSS). 

También es probable que los médicos realicen pruebas para asegurarse de que los síntomas no están siendo causados por otros factores, como medicamentos prescritos por otro médico, el alcohol o las drogas.

Si un médico sospecha de esquizofrenia, puede remitir al paciente a un psiquiatra, que puede realizar evaluaciones u observar comportamientos para intentar establecer un diagnóstico claro. 

Tratamiento y medicación

Existen varias opciones de tratamiento para las personas con esquizofrenia, que pueden ayudarles a tener una vida normal.

¿Cómo se trata la esquizofrenia?

La esquizofrenia suele tratarse con una combinación de medicación y terapia, adaptada a cada persona.

El objetivo es aliviar los síntomas y reducir las posibilidades de una recaída o la reaparición de los síntomas. Las opciones de tratamiento probablemente incluyan medicamentos antipsicóticos o terapia cognitivo conductual (TCC).

Medicación

Los medicamentos antipsicóticos pueden ayudar a reducir la intensidad y la frecuencia de los síntomas psicóticos. La mayoría funcionan bloqueando o modulando el efecto del neurotransmisor dopamina en el cerebro.

La elección de los antipsicóticos debe hacerse de acuerdo con un médico/psiquiatra sobre los probables beneficios y efectos adversos, que variarán de una persona a otra. Los efectos adversos de algunos medicamentos pueden incluir aumento de peso, rigidez, temblores, inquietud y somnolencia.

La mayoría de las personas con esquizofrenia toman la medicación durante uno o dos años después de su primer episodio psicótico para evitar que se produzcan nuevos episodios esquizofrénicos agudos, y durante más tiempo si la enfermedad es recurrente.

Terapia

Terapias como la terapia cognitivo conductual (TCC), la terapia familiar y la terapia artística, entre otras, pueden ayudar a las personas a afrontar mejor sus alucinaciones o delirios.

  • TCC: el objetivo de la TCC es ayudar a las personas a identificar los patrones cognitivos que les provocan sentimientos y comportamientos no deseados, y aprender a cambiar esta forma de pensar por pensamientos más realistas y útiles.
  • Terapia familiar: su objetivo es ayudar a las personas con esquizofrenia y a sus familias a afrontar mejor la enfermedad.
  • Terapia artística: la terapia creativa puede permitir a las personas expresar sus experiencias de forma no verbal, ayudándoles a desarrollar nuevas formas de relacionarse con los demás.
Es habitual la combinación de terapias psicosociales y medicación antipsicótica en el tratamiento de la esquizofrenia.

Intervención

Existen varias intervenciones que se pueden sugerir a quienes viven con esquizofrenia. Entre ellas se incluyen:

  • Atención especializada coordinada (AEC): la AEC es un plan de tratamiento centrado en la recuperación que combina la medicina y la terapia con los servicios sociales, el empleo y la educación, para tratar la esquizofrenia cuando aparecen los primeros síntomas. El objetivo es mantener a la familia lo más involucrada posible. La AEC se utiliza al inicio de la enfermedad, durante la primera fase, con el objetivo de ayudar a las personas a llevar una vida normal.
  • Tratamiento comunitario asertivo (TCA): el TCA es una intervención diseñada para los enfermos de esquizofrenia que pueden estar en riesgo de quedarse sin hogar o de ser hospitalizados repetidamente. Un contacto intenso por parte de un equipo especializado es una parte fundamental del TCA.
  • Programas de apoyo a las familias: la enfermedad puede ser más llevadera mediante el uso de programas de educación familiar, que pueden ofrecer información y orientación sobre la esquizofrenia, sus tratamientos y las estrategias de apoyo que pueden utilizarse. Esto puede complementar la ayuda práctica y aumentar la confianza de la persona en su red de apoyo.
  • Terapia electroconvulsiva (TEC): la terapia electroconvulsiva consiste en la colocación de electrodos en el cuero cabelludo bajo anestesia general. Suele realizarse dos o tres veces a la semana durante unas semanas. El objetivo es mejorar el estado de ánimo mediante la inducción de una serie de convulsiones controladas, que los científicos creen que pueden afectar a la liberación de neurotransmisores en el cerebro. Sobre todo en personas esquizofrénicas de edad avanzada, los resultados pueden ser evidentes muy rápidamente. Es más probable que se utilice cuando las personas están catatónicas.

Dieta

Una mala alimentación puede empeorar los síntomas de la esquizofrenia, al igual que el consumo excesivo de alcohol o de drogas. También existe la posibilidad de que el alcohol o las drogas interfieran con algunos medicamentos antipsicóticos.

Algunos alimentos en particular pueden ayudar a mejorar la salud en general y, por tanto, la evolución de la esquizofrenia.

  • Frutas y hortalizas:la fruta y la verdura son una buena fuente de fibra, que muchas personas con esquizofrenia y otras enfermedades relacionadas (como la obesidad, la diabetes o las enfermedades cardíacas) no consumen lo suficiente.
  • Salmón y pescado azul: el salmón y el pescado azul son buenas fuentes de Omega-3, que podrían ayudar a mejorar la salud de la persona y, por tanto, la evolución de la esquizofrenia.
  • Pollo: la vitamina niacina, presente en la carne de pollo, también podría ayudar a mejorar el estado general de los pacientes.
  • Carne de vacuno:puede haber una conexión entre los niveles bajos de zinc y la esquizofrenia. Como el zinc se encuentra en la carne de vacuno, comer carne de vacuno podría ayudar a reducir los síntomas.

Ejercicio

El ejercicio, como parte de un programa de modificación de la conducta, es necesario para el control del peso, lo que es especialmente importante para las personas con esquizofrenia. El ejercicio que ha demostrado tener un efecto positivo incluye:

  • Ejercicio aeróbico:se ha comprobado que las intervenciones que incluyen ejercicio vigoroso o aeróbico tienen un impacto positivo en las personas con esquizofrenia..
  • Ejercicio en grupo: también se ha demostrado que el ejercicio en grupo tiene un índice de éxito positivo cuando se trata de mejorar la salud cardiovascular, el metabolismo y el estado físico general de las personas con esquizofrenia..
Es importante señalar que incluso niveles moderados de ejercicio pueden tener un efecto positivo en la salud, por lo que hay que animar a la gente a que haga ejercicio aunque crean que no están en forma.

Prevención

Por el momento, no hay forma de prevenir la aparición de la esquizofrenia, aunque se han desarrollado métodos de tratamiento que pueden permitir a quienes la padecen tener una vida relativamente normal.

El diagnóstico precoz y el compromiso con el tratamiento pueden ayudar a disminuir los trastornos que se puedan experimentar, y pueden reducir la posibilidad de recaídas. Las recaídas pueden evitarse a menudo:

  • Reconociendo los signos de un episodio agudo
  • Tomando la medicación según lo prescrito y aconsejado por los médicos
  • Hablando de la enfermedad para que los demás conozcan los signos

Estudios científicos

Dado que aún no se conoce la causa de la esquizofrenia, es muy importante la investigación en áreas como el medio ambiente y la genética. También es vital la investigación que conduzca a acciones que reduzcan el impacto que la enfermedad puede tener en la vida de las personas. 

Los futuros tratamientos para la esquizofrenia se están estudiando muy detenidamente. La estimulación cerebral profunda (ECP), que es un tratamiento consolidado para la enfermedad de Parkinson, también puede ser importante en el desarrollo del tratamiento de los trastornos psiquiátricos, por lo que los investigadores lo están estudiando.

También se están realizando muchas investigaciones para identificar cómo los genes podrían afectar a la esquizofrenia, con el objetivo de aumentar la medicina personalizada que se pueda ofrecer en el futuro.

Fuentes de referencia

  1.  Bebbington P, Freeman D. Transdiagnostic Extension of Delusions: Schizophrenia and Beyond. Schizophr Bull. 2017;43(2):273-282. doi:10.1093/schbul/sbw191
  2.  Miller JN, Black DW. Schizoaffective disorder: A review. Ann Clin Psychiatry. 2019;31(1):47-53.
  3.  Rebok F. Tratamiento farmacológico del trastorno esquizoafectivo, el trastorno esquizofreniforme y el trastorno psicótico breve [Pharmacological treatment of schizoaffective disorder, schizophreniform disorder and brief psychotic disorder]. Vertex. 2012;23(104):287-298.
  4.  Chan V. Schizophrenia and Psychosis: Diagnosis, Current Research Trends, and Model Treatment Approaches with Implications for Transitional Age Youth. Child Adolesc Psychiatr Clin N Am. 2017;26(2):341-366. doi:10.1016/j.chc.2016.12.014
  5.  GBD 2017 Disease and Injury Incidence and Prevalence Collaborators. Global, regional, and national incidence, prevalence, and years lived with disability for 354 diseases and injuries for 195 countries and territories, 1990-2017: a systematic analysis for the Global Burden of Disease Study 2017 [published correction appears in Lancet. 2019 Jun 22;393(10190):e44]. Lancet. 2018;392(10159):1789-1858. doi:10.1016/S0140-6736(18)32279-7
  6.  Schultz SH, North SW, Shields CG. Schizophrenia: a review. Am Fam Physician. 2007;75(12):1821-1829.
  7.  Cha HY, Yang SJ. Anti-Inflammatory Diets and Schizophrenia. Clin Nutr Res. 2020;9(4):241-257. Published 2020 Oct 28. doi:10.7762/cnr.2020.9.4.241
  8.  Lieberman JA, Perkins D, Belger A, et al. The early stages of schizophrenia: speculations on pathogenesis, pathophysiology, and therapeutic approaches [published correction appears in Biol Psychiatry 2002 Feb 15;51(4):346]. Biol Psychiatry. 2001;50(11):884-897. doi:10.1016/s0006-3223(01)01303-8
  9.  Caso JR, Balanzá-Martínez V, Palomo T, García-Bueno B. The Microbiota and Gut-Brain Axis: Contributions to the Immunopathogenesis of Schizophrenia. Curr Pharm Des. 2016;22(40):6122-6133. doi:10.2174/1381612822666160906160911
  10.  Remschmidt H, Theisen FM. Schizophrenia and related disorders in children and adolescents J Neural Transm Suppl. 2005;(69):121-141. doi:10.1007/3-211-31222-6_7
  11.  Wildgust HJ, Hodgson R, Beary M. The paradox of premature mortality in schizophrenia: new research questions. J Psychopharmacol. 2010;24(4 Suppl):9-15. doi:10.1177/1359786810382149
  12.  Laursen TM, Nordentoft M, Mortensen PB. Excess early mortality in schizophrenia. Annu Rev Clin Psychol. 2014;10:425-448. doi:10.1146/annurev-clinpsy-032813-153657
  13.  Faulkner G, Soundy AA, Lloyd K. Schizophrenia and weight management: a systematic review of interventions to control weight. Acta Psychiatr Scand. 2003;108(5):324-332. doi:10.1034/j.1600-0447.2003.00218.x
  14.  Fernández-Abascal B, Suárez-Pinilla P, Cobo-Corrales C, Crespo-Facorro B, Suarez-Pinilla M. In- and outpatient lifestyle interventions on diet and exercise and their effect on physical and psychological health: a systematic review and meta-analysis of randomised controlled trials in patients with schizophrenia spectrum disorders and first episode of psychosis [published online ahead of print, 2021 Jan 24]. Neurosci Biobehav Rev. 2021;S0149-7634(21)00019-1. doi:10.1016/j.neubiorev.2021.01.005
  15.  Firth J, Cotter J, Elliott R, French P, Yung AR. A systematic review and meta-analysis of exercise interventions in schizophrenia patients. Psychol Med. 2015;45(7):1343-1361. doi:10.1017/S0033291714003110
  16. Caso JR, Balanzá-Martínez V, Palomo T, García-Bueno B. The Microbiota and Gut-Brain Axis: Contributions to the Immunopathogenesis of Schizophrenia. Curr Pharm Des. 2016;22(40):6122-6133. doi:10.2174/1381612822666160906160911
Te podría interesar...

Epilepsia

Un diagnóstico de epilepsia puede ser difícil para toda la familia, sobre todo porque muchos padres no tienen un conocimiento profundo de la enfermedad y de cómo ayudar a su hijo a afrontarla.

Epilepsia

Se trata de crisis en las que el niño pierde brevemente la conciencia y se queda con la mirada perdida y sin responder a lo que ocurre a su alrededor. Su frecuencia y duración son imprevisibles, lo que genera preocupación entre los padres y familiares.

Epilepsia

La mayoría de los niños con epilepsia debería poder asistir a un colegio ordinario y disfrutar de su educación sin problemas significativos, siempre que haya una buena comunicación entre la familia y el centro.

Bienvenido

Para acceder a esta información, debes utilizar tus credenciales.

¿No tienes cuenta? Regístrate