El estado de ánimo se refiere al humor de una persona: su equilibrio y cómo puede cambiar o fluctuar en función de las situaciones. Mantener un estado de ánimo estable es importante por un gran número de razones, incluida la salud a largo plazo.

Mantener un estado de ánimo equilibrado también es importante para el bienestar diario. Si las personas están desanimadas, los sentimientos pueden incluir tristeza, cansancio, aumento de la tensión o ansiedad, y pueden durar algunos días. El desánimo es una parte natural de la vida más que una condición médica, pero es importante reconocerlo y saber si puede convertirse en un problema a largo plazo. 

En Neuraxpharm ofrecemos alternativas naturales para el estado de ánimo. Una vez que tu médico haya determinado tus necesidades específicas, podrá aconsejarte el producto que mejor se adapte a tus necesidades y a tu estado.

Aprende a mantener un estado de ánimo equilibrado, las razones científicas por las que estamos desanimados, qué causa estos sentimientos, a qué hay que prestar atención, quiénes pueden ser más susceptibles y qué se puede hacer para mitigarlos.

¿Qué es el estado de ánimo?

El estado de ánimo se refiere al humor de una persona, es decir, lo equilibrado que está en una situación determinada. Mantener un estado de ánimo equilibrado es importante no solo para el bienestar mental, sino también para la salud física.

Un estado de ánimo equilibrado es aquel en el que las emociones son relativamente estables y no hay sentimientos prominentes de ansiedad, preocupación o tristeza. Las personas con un estado de ánimo equilibrado son capaces de llevar una vida normal, sin pensar demasiado en las cosas que podrían ir mal o de las que tendrían que preocuparse. Tener un estado de ánimo equilibrado, así como tener días en los que nuestro estado de ánimo es bajo, forma parte natural de la vida.

¿Qué es tener un estado de ánimo bajo?

Existe un gran número de factores que afectan al estado de ánimo, como el entorno, los acontecimientos de la vida y las circunstancias personales.

No hay una razón establecida para tener un estado de ánimo bajo; diferentes personas tienen circunstancias totalmente diferentes que afectan a cómo se sienten en ciertos momentos o en ciertos días. Esto significa que un estado de ánimo bajo puede ser difícil de reconocer para los profesionales médicos.

El estado de ánimo de las personas es muy importante, ya que puede provocar otros trastornos de salud si se mantiene bajo continuamente. Un estado de ánimo bajo y persistente puede tener consecuencias negativas a largo plazo, por lo que es importante pensar en cómo abordarlo.

Ser consciente de lo que ha provocado que una persona esté desanimada puede ser útil para controlarlo, y puede llevar a alguien a realizar cambios en su estilo de vida que mejoren su forma de sentirse a largo plazo. 

Causas del estado de ánimo bajo

No es de extrañar que haya muchas razones para un estado de ánimo bajo. A veces puede ser consecuencia de acontecimientos vitales importantes, mientras que en otros casos puede estar causado por incidentes que podrían percibirse como menores, pero que, sin embargo, tienen consecuencias significativas en el estado de ánimo de la persona.

Los expertos han citado varias causas del estado de ánimo bajo. En los niños y adolescentes, un estado de ánimo bajo puede ser el resultado de un apoyo familiar deficiente, la inadaptación al colegio, la incapacidad para enfrentarse a situaciones sociales o los bajos niveles de actividad física. En los adultos, los estudios han atribuido el estado de ánimo bajo a acontecimientos como la muerte de seres queridos, las rupturas sentimentales, el aislamiento social, el fracaso en la consecución de objetivos específicos, el estado civil y la situación de vida, y el estrés general.

Aunque estas son causas de gran alcance que pueden tener un impacto más amplio en otras áreas de la vida, también puede haber causas más específicas para estar desanimado. Por ejemplo, desde la deficiencia de vitamina D hasta los efectos adversos de los anticonceptivos hormonales, lidiar con el cáncer, tener síntomas médicos inexplicables, o tener una enfermedad como la enfermedad inflamatoria intestinal.

¿Qué es tener un buen estado de ánimo?

El buen estado de ánimo puede clasificarse como uno en el que no se producen acontecimientos emocionales fuertes, y suele caracterizarse por sentimientos de calma, positividad, felicidad, aceptación y muy poca sensación de ansiedad o tensión. Una persona con un buen estado de ánimo puede sentirse más motivada para salir a la calle, con más energía para ver a los amigos y con una visión más positiva en general sobre el futuro.

Qué hay que tener en cuenta

Existe una serie de factores a los que se debe prestar atención si se sospecha que alguien puede estar luchando por mantener un estado de ánimo equilibrado.

Síntomas físicos

  • Fatiga y falta de energía: si alguien se siente cansado todo el tiempo, puede ser debido a su estado de ánimo. Cuando estamos de mal humor, nuestro cerebro utiliza más glucosa, lo que significa que hay menos disponible para aumentar nuestros niveles de energía.
  • Insomnio: si alguien sufre insomnio o se despierta muchas veces durante la noche, esto podría estar relacionado con su estado de ánimo durante el día.. Los niños también pueden tener problemas de hiperactividad relacionados con un estado de ánimo bajo y sus patrones de sueño.

Cambios en el estilo de vida

  • Aumento de la dependencia del alcohol: si alguien recurre a un mayor consumo de alcohol, podría ser porque su estado de ánimo es bajo..

Síntomas mentales

  • Aumento de la ira o la frustración: las personas que sufren un estado de ánimo bajo pueden sentirse más frustradas de lo habitual, aunque no establezcan conscientemente la conexión entre los sentimientos de frustración y su estado de ánimo.
  • Aumento de la sensación de tensión: la tensión, especialmente por cosas que la gente siente que no puede controlar, es un efecto secundario común de un estado de ánimo persistentemente bajo o desequilibrado.
  • Ansiedad: aquellas personas que sufren de un estado de ánimo bajo también son propensas a experimentar un aumento en sus niveles de ansiedad, lo que podría jugar con la frustración y la tensión que ya están sintiendo.  

¿Quién puede ser susceptible?

Las dificultades para equilibrar el estado de ánimo pueden afectar a cualquier persona y a cualquier edad. Los niños, los adolescentes, los adultos en edad de trabajar y las personas mayores pueden estar desanimadas por diversas razones. Sin embargo, como se ha señalado anteriormente, las personas pueden ser más propensas a tener un estado de ánimo bajo en determinadas etapas de la vida.

  • Niños y adolescentes: los niños y los adolescentes pueden ser susceptibles de sufrir un estado de ánimo bajo por diversas razones, que van desde los cambios hormonales, los problemas de amistad y los grandes cambios, como el cambio de vivienda o colegio, hasta las circunstancias familiares o la falta de control percibido sobre sus vidas. También es probable que los acontecimientos vitales negativos provoquen periodos significativos de desánimo en niños y jóvenes. 
  • Personas con problemas de aprendizaje: las personas con discapacidades de aprendizaje pueden experimentar mayores niveles de aislamiento que la población general, y también pueden tener dificultades para comunicar sus necesidades. Ambos factores pueden conducir a periodos en los que su estado de ánimo es bajo.
  • Mujeres: hay una serie de factores, incluidos los socioeconómicos, que pueden hacer que las mujeres sean más propensas que los hombres a tener un estado de ánimo bajo o desequilibrado, aunque las mujeres tienden más a buscar ayuda que los hombres.
  • Personas mayores: las personas mayores también son más propensas que los jóvenes a sufrir soledad y aislamiento, lo que puede provocar un estado de ánimo bajo. El estado de ánimo bajo también se ha relacionado con el deterioro cognitivo en las personas mayores.

¿Qué podemos hacer para mantener un estado de ánimo equilibrado?

El estado de ánimo depende de muchos factores, como el contexto y las circunstancias personales, y no es una enfermedad diagnosticable, lo que significa que no hay una forma médica establecida de abordar su tratamiento. Sin embargo, se pueden hacer algunas cosas para mantener un estado de ánimo equilibrado.

Autogestión

  • Ejercicio: el ejercicio se cita a menudo como una buena manera de aumentar la positividad y el estado de ánimo13: Los beneficios para la salud mental de estar al aire libre y respirar aire fresco, así como el efecto de las endorfinas, están bien documentados.
  • Mindfulness: un programa de atención plena,, que incorpore técnicas de reducción del estrés, puede ser útil para aliviar los síntomas del estado de ánimo bajo.
  • Hacer frente a los pensamientos negativos: los patrones de pensamiento negativos pueden parecer impenetrables, pero se puede intentar superarlos evaluando primero si son racionales o no, y luego comenzando a incorporar estos patrones de pensamiento más equilibrados a la vida cotidiana.
  • Reducir el consumo de alcohol: el alcohol puede tener un efecto depresor del sistema nervioso central, lo que significa que puede afectar negativamente al estado de ánimo, especialmente si alguien ya se siente deprimido. Ser consciente del consumo de alcohol y reducirlo cuando sea necesario puede contribuir en gran medida a mejorar el estado de ánimo.

Ayuda profesional

Es importante señalar que un estado de ánimo bajo no es un diagnóstico médico. Sin embargo, las personas que han probado varios métodos para elevar su estado de ánimo por sí mismas y no han encontrado ningún remedio eficaz podrían considerar la posibilidad de buscar ayuda de un profesional para mejorar su estado de ánimo. El apoyo profesional podría incluir, entre otras opciones:

  • Terapia cognitivo conductual (TCC): la TCC funciona dividiendo los grandes problemas en asuntos más pequeños para poder abordarlos con éxito. Se ha citado como un posible tratamiento para quienes sufren un estado de ánimo bajo.
  • Medicación adecuada: si las técnicas de autocuidado no son suficientes, un profesional sanitario puede recetar antidepresivos u otros medicamentos. Ten en cuenta que debes pedir consejo a un profesional antes de tomar cualquier medicamento.
Te podría interesar ...

Estudios científicos

La investigación actual sobre el estado de ánimo se centra en los efectos de un estado de ánimo bajo en las personas en determinados contextos específicos: las que tienen ciertas condiciones médicas o que han sufrido traumas en el pasado, por ejemplo. En la actualidad se ha investigado poco sobre el estado de ánimo bajo entre la población general. Los estudios tienden a centrarse en cómo los individuos mitigan los efectos de su bajo estado de ánimo, y en cómo se pueden implementar cambios en el estilo de vida para afectar positivamente a la salud mental, en lugar de centrarse en un enfoque médico. 

La investigación se ha centrado en cómo los individuos se automedican, incluso a través del alcohol, y cómo las situaciones maritales y de la vida pueden influir en tener un estado de ánimo bajo. Entre los niños, se han tenido en cuenta los contextos ambientales y la actividad física, así como los diagnósticos de enfermedades, incluido el cáncer. Los estudios también han analizado si existe una forma más fácil de diagnosticar a los pacientes con estado de ánimo bajo, ya que es algo que no se suele diagnosticar en los centros de atención primaria.

Fuentes de referencia

  1.  Hasler G. Understanding mood in mental disorders. World Psychiatry. 2020;19(1):56-57. doi:10.1002/wps.20719
  2. Nettle D. An evolutionary model of low mood states. J Theor Biol. 2009;257(1):100-103. doi:10.1016/j.jtbi.2008.10.033
  3.  Han SYS, Tomasik J, Rustogi N, et al. Diagnostic prediction model development using data from dried blood spot proteomics and a digital mental health assessment to identify major depressive disorder among individuals presenting with low mood. Brain Behav Immun. 2020;90:184-195. doi:10.1016/j.bbi.2020.08.011
  4. Kleszczewska D, Siedlecka J, Mazur J. Physical activity and features of the environment in which school children grow up as low mood determinants. Polish Journal of Paediatrics. 2019;94(1): 25–33. doi: 10.5114/polp.2019.83739
  5. Keller MC, Nesse RM. Is low mood an adaptation? Evidence for subtypes with symptoms that match precipitants. J Affect Disord. 2005;86(1):27-35. doi:10.1016/j.jad.2004.12.005
  6. Sjöberg L, Fratiglioni L, Lövdén M, Wang HX. Low Mood and Risk of Dementia: The Role of Marital Status and Living Situation. Am J Geriatr Psychiatry. 2020;28(1):33-44. doi:10.1016/j.jagp.2019.08.014
  7. Wilkins CH, Birge SJ, Sheline YI, Morris JC. Vitamin D deficiency is associated with worse cognitive performance and lower bone density in older African Americans. J Natl Med Assoc. 2009;101(4):349-354. doi:10.1016/s0027-9684(15)30883-x
  8. Poromaa IS, Segebladh B. Adverse mood symptoms with oral contraceptives. Acta Obstet Gynecol Scand. 2012;91(4):420-427. doi:10.1111/j.1600-0412.2011.01333.x
  9. Reed-Berendt R, Shafran R, Langdon D, Christie D, Hough R, Coughtrey A. Experiences of Low Mood in Young People With Cancer: A Qualitative Study. J Pediatr Oncol Nurs. 2019;36(6):424-435. doi:10.1177/1043454219844232 having unexplained medical symptoms, or having an illness such as inflammatory bowel disease.
  10. Burton C, McGorm K, Weller D, Sharpe M. The interpretation of low mood and worry by high users of secondary care with medically unexplained symptoms. BMC Fam Pract. 2011;12:107. doi:10.1186/1471-2296-12-107
  11. Jordan C, Ohlsen R, Hayee B, Chalder T. A qualitative study exploring the experience of people with IBD and elevated symptoms of anxiety and low mood and the type of psychological help they would like. Psychol Health. 2018;33(5):634-651. doi:10.1080/08870446.2017.1381958
  12. Diener E, Kanazawa S, Suh EM, Oishi S. Why People Are in a Generally Good Mood. Pers Soc Psychol Rev. 2015;19(3):235-256. doi:10.1177/1088868314544467
  13. Lane AM, Lovejoy DJ. The effects of exercise on mood changes: the moderating effect of depressed mood. J Sports Med Phys Fitness. 2001;41(4):539-545.
  14. Carney CE, Harris AL, Falco A, Edinger JD. The relation between insomnia symptoms, mood, and rumination about insomnia symptoms. J Clin Sleep Med. 2013;9(6):567-575. doi:10.5664/jcsm.2752
  15. Maasalo K, Fontell T, Wessman J, Aronen ET. Sleep and behavioural problems associate with low mood in Finnish children aged 4-12 years: an epidemiological study. Child Adolesc Psychiatry Ment Health. 2016;10:37. doi:10.1186/s13034-016-0125-4
  16. Mc Hugh R, McBride O. Self-medicating low mood with alcohol use: Examining the role of frequency of alcohol use, quantity consumed and context of drinking. Addict Behav. 2020;111:106557. doi:10.1016/j.addbeh.2020.106557
  17. Caracciolo B, Bäckman L, Monastero R, Winblad B, Fratiglioni L. The symptom of low mood in the prodromal stage of mild cognitive impairment and dementia: a cohort study of a community dwelling elderly population. J Neurol Neurosurg Psychiatry. 2011;82(7):788-793. doi:10.1136/jnnp.2010.225003
  18. Bröer C, Besseling B. Sadness or depression: Making sense of low mood and the medicalization of everyday life. Soc Sci Med. 2017;183:28-36. doi:10.1016/j.socscimed.2017.04.025
  19. Carlson LE, Speca M, Patel KD, Goodey E. Mindfulness-based stress reduction in relation to quality of life, mood, symptoms of stress, and immune parameters in breast and prostate cancer outpatients. Psychosom Med. 2003;65(4):571-581. doi:10.1097/01.psy.0000074003.35911.41
  20. Lu W, Krellman JW, Dijkers MP. Can Cognitive Behavioral Therapy for Insomnia also treat fatigue, pain, and mood symptoms in individuals with traumatic brain injury? – A multiple case report. NeuroRehabilitation. 2016;38(1):59-69. doi:10.3233/NRE-151296
Te podría interesar...

Epilepsia

Un diagnóstico de epilepsia puede ser difícil para toda la familia, sobre todo porque muchos padres no tienen un conocimiento profundo de la enfermedad y de cómo ayudar a su hijo a afrontarla.

Epilepsia

Se trata de crisis en las que el niño pierde brevemente la conciencia y se queda con la mirada perdida y sin responder a lo que ocurre a su alrededor. Su frecuencia y duración son imprevisibles, lo que genera preocupación entre los padres y familiares.

Epilepsia

La mayoría de los niños con epilepsia debería poder asistir a un colegio ordinario y disfrutar de su educación sin problemas significativos, siempre que haya una buena comunicación entre la familia y el centro.

Bienvenido

Para acceder a esta información, debes utilizar tus credenciales.

¿No tienes cuenta? Regístrate