Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es una enfermedad que afecta al comportamiento. Se desarrolla en la infancia y puede continuar en la edad adulta. Conoce qué es el TDAH, los síntomas tanto en niños como en adultos, y cómo se puede controlar y tratar esta enfermedad.

¿Qué es el TDAH?

El TDAH es un trastorno del neurodesarrollo que puede provocar falta de atención, hiperactividad e impulsividad. Las personas con TDAH pueden parecer inquietas, tener poca capacidad de atención y dificultad para concentrarse, y actuar de forma impulsiva o temeraria.

Los síntomas del TDAH suelen notarse por primera vez a una edad temprana y la mayoría de los casos se diagnostican cuando los niños tienen entre seis y doce años. Sin embargo, algunas personas pueden ser diagnosticadas inicialmente de forma errónea con otra enfermedad mental, como el trastorno bipolar, o permanecer sin un diagnóstico adecuado hasta la edad adulta. 

Muchos niños pueden pasar por etapas en las que están inquietos o tienen dificultades para prestar atención, pero no necesariamente tienen TDAH. Es importante hablar con un profesional de la salud sobre el diagnóstico si un niño puede estar afectado.

Los síntomas suelen mejorar con la edad, pero muchos adultos seguirán teniendo problemas y algunos pueden desarrollar trastornos psiquiátricos adicionales, más frecuentemente trastornos del estado de ánimo y de ansiedad, trastornos por consumo de sustancias o trastornos de la personalidad. Por ejemplo, el TDAH y los trastornos de ansiedad tienen una tasa de prevalencia conjunta del 25 %, y también es frecuente la comorbilidad con un trastorno de la lectura.

¿Cuáles son los principales tipos de TDAH?

Las personas con TDAH pueden tener problemas de falta de atención, hiperactividad e impulsividad, pero no necesariamente los tres. Existe una afección relacionada, conocida como trastorno por déficit de atención (TDA), que puede causar problemas de falta de atención sin la hiperactividad o la impulsividad asociadas al TDAH.

¿Cuántas personas tienen TDAH?

Las tasas declaradas de TDAH difieren en todo el mundo, oscilando entre el 1 % de los niños en edad escolar en algunos países y casi el 20 % en otros. La razón de esta amplia gama de tasas notificadas no está clara, pero algunos expertos afirman que puede estar relacionada con las diferentes definiciones de los casos.

Un análisis de 175 estudios científicos en todo el mundo sobre la prevalencia del TDAH en niños de 18 años o menos encontró una estimación global del 7,2 %. El cribado de 11 422 adultos de entre 18 y 44 años para detectar el TDAH en 10 países de América, Europa y Oriente Medio mostró una prevalencia media del 3,4 %.

Síntomas

Los principales síntomas del TDAH están relacionados con la falta de atención, la hiperactividad y la impulsividad.

¿Cuáles son los síntomas del TDAH?

Las personas con TDAH pueden tener síntomas relacionados con la falta de atención, la hiperactividad y la impulsividad, pero no necesariamente los tres. Los síntomas pueden incluir:

  • Falta de atención:
    • Tener poca capacidad de atención; distraerse fácilmente
    • Pasar por alto detalles; cometer errores por descuido
    • Ser olvidadizo en las actividades diarias y perder cosas
    • Tener dificultades para completar tareas largas y tediosas
    • Empezar nuevas tareas o proyectos antes de terminar otros
    • No escuchar bien a los demás
    • Tener dificultades para seguir las instrucciones
  • Hiperactividad e impulsividad:
    • Estar siempre en movimiento o inquieto; estar constantemente activo
    • No poder jugar o disfrutar de sus aficiones tranquilamente
    • Actuar sin pensar y tener poca o ninguna sensación de peligro
    • Hablar mucho y sin venir a cuento
    • Interrumpir o entrometerse en otras personas o conversaciones

Estos síntomas pueden provocar problemas de desarrollo, como un bajo rendimiento escolar, problemas de disciplina y falta de interacción social.

¿Cuáles son las fases del TDAH?

Los síntomas del TDAH suelen observarse por primera vez a una edad temprana y pueden hacerse más evidentes cuando los niños empiezan a ir al colegio. A medida que los niños llegan a la adolescencia, su hiperactividad puede reducirse; sin embargo, muchos tendrán dificultades para relacionarse y mostrarán comportamientos antisociales.

La falta de atención, la inquietud y la impulsividad suelen reducirse con la edad, pero muchos adultos siguen teniendo problemas.

Un estudio descubrió que casi la mitad de las personas que tuvieron TDAH en la infancia seguían cumpliendo todos los criterios del TDAH en la edad adulta. Los síntomas de falta de atención persisten en los adultos mucho más que la hiperactividad/impulsividad. En los adultos, la hiperactividad suele estar más interiorizada y los síntomas de falta de atención pueden quedar enmascarados por síntomas de ansiedad o estrategias de compensación de tipo obsesivo.

¿Cuáles son los primeros signos del TDAH?

La hiperactividad y la impulsividad suelen ser los principales síntomas en los niños; esto incluye estar inquieto, tener poca capacidad de atención y ser incapaz de jugar tranquilamente.

Causas y factores de riesgo

Se desconoce la causa exacta del TDAH. Sin embargo, los estudios han identificado una serie de factores que aumentan el riesgo de que un niño desarrolle esta enfermedad.

¿Qué causa el TDAH?

Se cree que existen varios factores de riesgo para el TDAH, entre ellos:

  • Los genes familiares
  • Beber alcohol, fumar o consumir drogas durante el embarazo
  • Exposición a toxinas ambientales, como altos niveles de plomo, durante el embarazo
  • Nacimiento prematuro (antes de la semana 37 de embarazo) y bajo peso al nacer
  • Estar expuesto a toxinas ambientales a una edad temprana
  • Lesiones cerebrales

¿Es el TDAH hereditario?

Los genes transmitidos por los padres serán un factor importante para que el niño desarrolle la enfermedad. Sin embargo, en la mayoría de los casos, el TDAH está vinculado a varios factores de riesgo genéticos y ambientales que tienen cada uno un pequeño efecto individual y actúan conjuntamente para aumentar la susceptibilidad.

¿Quién tiene TDAH?

Dado que no existe una causa única para el TDAH, cualquiera puede desarrollar esta enfermedad. Se desarrolla en la infancia y puede ser hereditario.

¿Cuánto tiempo se puede vivir con TDAH?

El TDAH no reduce directamente la esperanza de vida, pero a lo largo de la vida de un individuo, el TDAH puede aumentar el riesgo de otros trastornos psiquiátricos y tener un impacto significativo en la calidad de vida en general. Sin embargo, aunque el TDAH no puede curarse, los tratamientos disponibles deberían proporcionar cierto alivio de sus síntomas.

Diagnóstico

No existe una única prueba para diagnosticar el TDAH y sus síntomas pueden ser similares a los de otros problemas de comportamiento; esto puede llevar a un retraso en el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica el TDAH?

El diagnóstico de TDAH solo puede hacerse tras una evaluación exhaustiva por parte de un médico experto en la enfermedad. Los síntomas deben haber sido duraderos y deben repercutir en la vida cotidiana del individuo.

Pruebas para diagnosticar el TDAH

El TDAH no puede diagnosticarse mediante una simple prueba física o psicológica. Un especialista debe realizar una evaluación exhaustiva para emitir un diagnóstico. La evaluación puede incluir:

  • Un examen físico (esto también puede ayudar a evaluar si los síntomas están siendo causados por otra enfermedad)
  • Conversaciones cara a cara con el niño o adulto evaluado
  • Conversaciones directas o informes de otras personas que se relacionan con la persona evaluada, como compañeros y profesores

El TDAH se definió originalmente en niños, pero ahora se reconoce que persiste en la edad adulta en algunos pacientes. A pesar de ello, el TDAH en adultos sigue estando infradiagnosticado. El diagnóstico puede complicarse por síntomas que se solapan con otros trastornos psiquiátricos que pueden aparecer junto al TDAH. Se han desarrollado herramientas de cribado para que los clínicos identifiquen qué adultos deben ser evaluados para el TDAH, y las entrevistas clínicas y los historiales familiares permiten diferenciar entre el TDAH y otras enfermedades psiquiátricas que pueden ocurrir a la vez.

Tratamiento y medicación

El tratamiento y la medicación para el TDAH pueden ayudar a aliviar los síntomas y hacer que la enfermedad sea más fácil de llevar.

¿Cómo se trata el TDAH?

Aunque no hay cura para el TDAH, los niños afectados y sus padres pueden recibir apoyo educativo y más amplio, asesoramiento y orientación, junto con terapias médicas y conductuales, para ayudarles a manejar los efectos de la enfermedad.

En el caso de los adultos, la medicación suele ser la primera línea de tratamiento, con el apoyo adicional de la terapia psicológica.

Medicación

Se puede utilizar una serie de medicamentos diferentes para ayudar a las personas a controlar los síntomas del TDAH. A menudo, los médicos tienen que trabajar con cada paciente para encontrar la medicación o la dosis adecuada. La mayoría de los medicamentos para el TDAH pueden clasificarse como estimulantes o no estimulantes.

  • Estimulantes: son el tipo de medicación más común para el TDAH. Funcionan aumentando las sustancias químicas dopamina y norepinefrina en el cerebro, que desempeñan un papel clave en la gestión del pensamiento y la atención.
  • No estimulantes: los medicamentos que no contienen estimulantes también pueden utilizarse para tratar el TDAH. Pueden ser útiles para las personas a las que no les convienen los estimulantes. Estos medicamentos también pueden mejorar la concentración, la atención y la impulsividad de una persona con TDAH. Pueden recetarse en combinación con un estimulante para aumentar su eficacia.
Algunos antidepresivos también pueden utilizarse solos o en combinación con un estimulante para tratar el TDAH. Los antidepresivos pueden ayudar a todos los síntomas del TDAH y pueden ser recetados si un estimulante no es apropiado, o pueden ser útiles en combinación con estimulantes si un paciente también tiene otra enfermedad, como un trastorno de ansiedad.

Los medicamentos para el TDAH, al igual que todos los medicamentos con receta, deben utilizarse bajo supervisión médica.

Terapia e intervención

Existen varias terapias que pueden ser útiles para tratar el TDAH en niños, jóvenes y adultos.

  • Terapia conductual: puede ayudar al paciente a gestionar su propio comportamiento. Los terapeutas pueden enseñar a los niños habilidades sociales y cómo responder adecuadamente a la gente. Los terapeutas conductuales también pueden ofrecer apoyo a los cuidadores y profesores de niños con TDAH
  • Terapia cognitivo conductual (TCC): puede ayudar al mindfulness, es decir, ser consciente y aceptar los pensamientos y sentimientos. Esto puede ayudar a mejorar la atención y la concentración y reducir el impulso de actuar sin pensar o de correr riesgos innecesarios.
  • Terapia familiar/habilidades parentales: aprenderlas puede ayudar a los miembros de la familia a encontrar mejores formas de manejar los comportamientos perturbadores y fomentar los cambios positivos.
  • Grupos de apoyo: pueden ayudar a los padres y a las familias a ponerse en contacto con otras personas que tienen problemas y preocupaciones similares.

Dieta

Las personas con TDAH deben intentar llevar una dieta normal, sana y equilibrada.

Algunas personas con TDAH descubren que sus síntomas parecen empeorar después de ingerir ciertos tipos de alimentos o bebidas, especialmente los que contienen aditivos o cafeína. En este caso, es aconsejable llevar un diario de comidas, bebidas y comportamientos, y hablar con un médico, que puede remitirles a un nutricionista o dietista.

Ejercicio

Los niños con TDAH deben recibir apoyo para disfrutar de actividades como salir a pasear, jugar en el jardín o participar en deportes de equipo. Además de promover su salud física, el ejercicio regular durante el día ayudará a que estén cansados a la hora de acostarse.

Para ayudar a los niños a tranquilizarse a la hora de dormir, es importante que por la noche solo participen en actividades tranquilas que no les sobreestimulen.

Prevención

Aunque no es posible prevenir el TDAH, existen formas de reducir el impacto de sus síntomas. Por ejemplo, los padres y cuidadores de niños con TDAH pueden:

  • Establecer límites claros y los comportamientos que se esperan del niño
  • Mantener rutinas fijas, incluso a la hora de acostarse
  • Recompensar al niño cuando demuestre comportamientos positivos y siga instrucciones (que sean sencillas y fáciles de seguir)
  • Utilizar pegatinas en una tabla para mostrar cuándo el niño ha demostrado comportamientos positivos; utilizarlo para hacer un seguimiento a lo largo de la semana para que pueda ganar una recompensa
  • Conocer los comportamientos del niño e intervenir en una situación de frustración, como incluir un límite del tiempo de juego con los amigos si esto puede hacer que se excite demasiado
  • Hablar con otros cuidadores del niño, por ejemplo, con los profesores, para asegurarse de que recibe el apoyo adicional que necesita

Los adultos con TDAH también pueden utilizar una serie de técnicas para ayudar a controlar sus síntomas:

  • Mantenerse físicamente activo y hacer ejercicio con regularidad
  • Dedicar tiempo a la relajación
  • Hacer listas y utilizar una agenda para organizarse

Estudios científicos

Se siguen investigando los riesgos potenciales de desarrollar TDAH. La tecnología avanzada de obtención de imágenes ha identificado diferencias estructurales y funcionales en el cerebro entre individuos con y sin TDAH. Las medidas anatómicas y funcionales del cerebro subyacente, así como los factores familiares/genéticos, son los principales focos de la investigación neuropsiquiátrica.

Estudios recientes han sugerido un importante papel del eje intestino-cerebro (EIC) y de la microbiota intestinal en la modulación del riesgo de TDAH. Se cree que los mecanismos biológicos clave implicados en el EIC pueden aumentar el riesgo de desarrollar TDAH.

También se está trabajando para ayudar a los profesionales de la salud a tomar decisiones sobre las mejores pautas de tratamiento para los pacientes. Se ha realizado una revisión sobre la eficacia y seguridad del creciente número de tratamientos disponibles, incluidas intervenciones farmacológicas y dietéticas.

Fuentes de referencia

  1.  Katzman MA, Bilkey TS, Chokka PR, Fallu A, Klassen LJ. Adult ADHD and comorbid disorders: clinical implications of a dimensional approach. BMC Psychiatry. 2017;17(1):302. doi:10.1186/s12888-017-1463-3
  2.  D’Agati E, Curatolo P, Mazzone L. Comorbidity between ADHD and anxiety disorders across the lifespan. Int J Psychiatry Clin Pract. 2019;23(4):238-244. doi:10.1080/13651501.2019.1628277
  3.  Germanò E, Gagliano A, Curatolo P. Comorbidity of ADHD and dyslexia. Dev Neuropsychol. 2010;35(5):475-493. doi:10.1080/87565641.2010.494748
  4.  Polanczyk G, de Lima MS, Horta BL, Biederman J, Rohde LA. The worldwide prevalence of ADH: a systematic review and metaregression analysis. Am J Psychiatry. 2007;164(6):942-948. doi:10.1176/ajp.2007.164.6.942
  5.  Thomas R, Sanders S, Doust J, Beller E, Glasziou P. Prevalence of attention-deficit/hyperactivity disorder: a systematic review and meta-analysis. Pediatrics. 2015;135(4):e994-e1001. doi:10.1542/peds.2014-3482
  6.  Fayyad J, de Graaf R, Kessler R et al. Cross-national prevalence and correlates of adult attention-deficit hyperactivity disorder. Br J Psychiatry. 2007;190(5):402-409. doi:10.1192/bjp.bp.106.034389
  7.  Kessler RC, Green JG, Adler LA et al. Structure and diagnosis of adult attention-deficit/hyperactivity disorder: analysis of expanded symptom criteria from the Adult ADHD Clinical Diagnostic Scale. Arch Gen Psychiatry. 2010;67(11):1168-1178. doi:10.1001/archgenpsychiatry.2010.146
  8.  Weibel S, Menard O, Ionita A et al. Practical considerations for the evaluation and management of attention deficit hyperactivity disorder (ADHD) in adults. Encephale. 2020;46(1):30-40. doi:10.1016/j.encep.2019.06.005
  9.  Faraone SV, Asherson P, Banaschewski T et al. Attention-deficit/hyperactivity disorder. Nat Rev Dis Primers. 2015;1:15020. doi:10.1038/nrdp.2015.20
  10.  Jain R, Jain S, Montano CB. Addressing diagnosis and treatment gaps in adults with attention-deficit/hyperactivity disorder. Prim Care Companion CNS Disord. 2017;19(5):17nr02153. doi:10.4088/PCC.17nr02153
  11.  Friedman LA, Rapoport JL. Brain development in ADHD. Curr Opin Neurobiol. 2015;30:106-11. doi: 10.1016/j.conb.2014.11.007
  12.  Dam SA, Mostert JC, Szopinska-Tokov JW, Bloemendaal M, Amato M, Arias-Vasquez A. The role of the gut–brain axis in attention-deficit/hyperactivity disorder. Gastroenterol Clin North Am. 2019;48(3):407-431. doi:10.1016/j.gtc.2019.05.001
  13.  Caye A, Swanson JM, Coghill D, Rohde LA. Treatment strategies for ADHD: an evidence-based guide to select optimal treatment. Mol Psychiatry. 2019;24(3):390-408. doi:10.1038/s41380-018-0116-3
Te podría interesar...

Epilepsia

Un diagnóstico de epilepsia puede ser difícil para toda la familia, sobre todo porque muchos padres no tienen un conocimiento profundo de la enfermedad y de cómo ayudar a su hijo a afrontarla.

Epilepsia

Se trata de crisis en las que el niño pierde brevemente la conciencia y se queda con la mirada perdida y sin responder a lo que ocurre a su alrededor. Su frecuencia y duración son imprevisibles, lo que genera preocupación entre los padres y familiares.

Epilepsia

La mayoría de los niños con epilepsia debería poder asistir a un colegio ordinario y disfrutar de su educación sin problemas significativos, siempre que haya una buena comunicación entre la familia y el centro.

Bienvenido

Para acceder a esta información, debes utilizar tus credenciales.

¿No tienes cuenta? Regístrate