En esta sección

La ansiedad es lo que una persona siente cuando está preocupada, tensa o con miedo. Puede ser leve o grave. La ansiedad se desarrolla en forma de pensamientos, sentimientos y sensaciones físicas. 

En Neuraxpharm desarrollamos alternativas farmacológicas para la ansiedad. Una vez que tu médico haya determinado tus necesidades específicas, podrá recetarte el producto que mejor se adapte a tus necesidades y a tu estado.

Conoce qué es la ansiedad, sus síntomas y cómo puede gestionarse y tratarse.

¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad es la respuesta natural del cuerpo a una situación potencialmente peligrosa o desafiante. Es una sensación de malestar, preocupación, miedo o temor a lo que va a suceder. Es totalmente normal sentirse ansioso de vez en cuando, e incluso puede ser beneficioso. La ansiedad puede ayudarnos a prepararnos para situaciones concretas, asegurándonos de prestar atención y permanecer alerta ante cualquier peligro.

Sin embargo, a algunas personas les resulta difícil controlar su ansiedad. Unos niveles elevados de ansiedad mantenidos durante mucho tiempo y que repercuten en las actividades normales del día a día podrían significar que alguien padece un trastorno de ansiedad.

¿Cuáles son los principales tipos de ansiedad?

Cada persona siente ansiedad de manera distinta. Sin embargo, los trastornos de ansiedad son diferentes de los sentimientos normales de nerviosismo y estrés, e implican una ansiedad o miedo excesivos. 

La gente suele decir que los trastornos de ansiedad son una característica de la vida moderna, pero no hay pruebas de que las tasas de prevalencia hayan cambiado con los años. 

Los trastornos de ansiedad que se diagnostican con más frecuencia son el trastorno de ansiedad generalizada, el trastorno de pánico, las fobias, el trastorno de ansiedad social (fobia social) y el trastorno de ansiedad por separación.

  • Trastorno de ansiedad generalizada: enfermedad crónica (de larga duración) que hace que las personas tengan sentimientos frecuentes de ansiedad ante una amplia gama de cuestiones o situaciones de su vida cotidiana. Sus síntomas psicológicos y físicos varían de una persona a otra, pero pueden incluir preocupación, problemas para dormir o concentrarse, mareos y palpitaciones.
  • Trastorno de pánico: ataques repentinos y repetidos de miedo intenso que pueden durar varios minutos o más. A veces estos ataques se producen sin motivo aparente. Una persona que sufre un ataque de pánico tiene una serie de síntomas mentales y físicos. Pueden sentir que pierden el control, que les está dando un ataque al corazón o incluso que se mueren.
  • Fobias: un miedo abrumador y extremo a un objeto, animal, lugar, situación o sentimiento. Algunos ejemplos son la agorafobia (miedo a los espacios abiertos o a no poder escapar) y la acrofobia (miedo intenso a las alturas).
  • Trastorno de ansiedad social (fobia social): miedo o temor a las situaciones sociales. Es mucho más que un sentimiento de aprensión ante un acontecimiento social; implica una preocupación excesiva por las actividades sociales cotidianas, como conocer gente, iniciar conversaciones, hablar por teléfono, ir de compras o trabajar.
  • Trastorno de ansiedad por separación: miedo intenso a separarse de gente, mascotas o de una persona determinada. Aunque muchas personas relacionan el trastorno de ansiedad por separación con los niños, los adultos también pueden padecerlo. 
  • Trastorno de estrés postraumático (TEPT): una persona con TEPT ha vivido un acontecimiento muy estresante, aterrador o angustioso. La afección suele conllevar pesadillas y «flashbacks» en los que la persona revive el suceso traumático. Las personas con TEPT suelen tener sentimientos de culpa, aislamiento e irritabilidad.

Algunas personas con trastornos de ansiedad se ven afectadas por más de un trastorno psiquiátrico o de ansiedad a la vez, (conocido como ‘comorbilidad’). Por ejemplo, el trastorno de ansiedad generalizada y el TEPT podrían asociarse a otras enfermedades psiquiátricas, como la depresión o el trastorno depresivo mayor (TDM), el trastorno bipolar (TB) y el trastorno por consumo de sustancias (TCS). 

¿Cuántas personas tienen ansiedad?

Las estadísticas muestran que los trastornos de ansiedad son frecuentes en todo el mundo. La Organización Mundial de la Salud calcula que alrededor de 284 millones de personas (el 3,6 % de la población mundial) han sufrido un trastorno de ansiedad. Alrededor del 63 % (179 millones) son mujeres, frente a 105 millones de hombres.

Según el Institute for Health Metrics and Evaluation (IHME), más de una de cada seis personas (casi 84 millones de personas) en toda la UE tuvo un problema de salud mental en 2016. En los países de la UE, el trastorno mental más común es el de ansiedad, ya que se calcula que 25 millones de personas (lo que equivale al 5,4 % de la población) padecen trastornos de ansiedad. 

Síntomas

Cada persona siente ansiedad de manera distinta. Los efectos físicos y mentales pueden variar de una persona a otra.

¿Cuáles son los síntomas de la ansiedad?

El cuerpo reacciona a la ansiedad de una manera particular, liberando hormonas del estrés como la adrenalina y el cortisol. Estas hormonas ponen a la persona que tiene ansiedad en un estado de alerta máxima en el que busca posibles amenazas y activa sus respuestas de lucha o huida. Como resultado, algunos síntomas comunes de la ansiedad incluyen:

  • Efectos mentales:
    • Sentirse tenso, nervioso e inquieto
    • Tener una sensación de miedo o pánico, o una sensación de estar en peligro
    • Sentirse constantemente «al límite»
    • Sentirse fuera de control
    • Dificultad para concentrarse o pensar con claridad
    • Sentirse desconectado, o preocuparse por estar fuera de la realidad
    • Estar irritable
    • Tener pensamientos incontrolables y obsesivos
    • Tener pesadillas
  • Efectos físicos:
    • Latidos del corazón rápidos, fuertes e irregulares (palpitaciones)
    • Respiración rápida
    • Dificultad para respirar
    • Mareos o aturdimiento
    • Boca seca
    • Sudoración o sofocos
    • Sensación de agitación en el estómago, o náuseas
    • Dolor de estómago
    • Temblores o sacudidas
    • Necesidad de ir al baño con frecuencia
    • Imposibilidad de sentarse y estarse quieto
    • Dolores de cabeza
    • Dolores musculares o tensión en los músculos
    • Hormigueo
    • Problemas para dormir (insomnio)

¿Cuáles son los diferentes niveles de ansiedad?

Los niveles de ansiedad tienden a clasificarse según la cantidad de angustia experimentada y los efectos físicos en el cuerpo. Normalmente, se distinguen tres categorías:

  • Ansiedad leve: es el nivel más común de ansiedad. Casi todo el mundo tiene un sentimiento de ansiedad leve en algún momento de su vida. Las situaciones que pueden desencadenar una ansiedad leve son los exámenes, la espera de los resultados de una prueba o llegar tarde a una cita importante. La ansiedad leve no dura mucho tiempo y la gente tiende a recuperarse rápidamente.
  • Ansiedad moderada: una persona con niveles de ansiedad moderados tiene síntomas más frecuentes o persistentes que una persona con ansiedad leve. Los síntomas psicológicos de la ansiedad moderada incluyen estar al límite, ser incapaz de relajarse y preocuparse en exceso. Los síntomas físicos pueden incluir mareos, sudoración y sofocos, náuseas, mal humor y dolores musculares. Las personas que padecen una ansiedad moderada pueden descubrir que esta perturba la vida cotidiana, lo que conduce a niveles de ansiedad más graves. Controlar la ansiedad con estrategias de autoayuda o con el asesoramiento de un médico puede ser de gran ayuda.
  • Ansiedad grave: este nivel de ansiedad es extremadamente debilitante. Los síntomas de ansiedad grave son frecuentes y persistentes. Pueden incluir un aumento de la frecuencia cardíaca, sentimientos de pánico, un comportamiento nervioso o inusual, ira y aislamiento de otras personas. Los síntomas de ansiedad severa pueden hacer que la persona afectada no pueda trabajar o realizar sus actividades cotidianas. A veces, las personas con ansiedad grave recurren al alcohol o a las drogas como medio para hacer frente a sus síntomas. Se necesita ayuda especializada para ayudar a las personas que sufren ansiedad grave.

¿Cuáles son los primeros signos de ansiedad?

Los primeros signos de ansiedad a veces no son muy evidentes y suelen desarrollarse lentamente con el tiempo. Los síntomas varían de una persona a otra. Uno de los primeros signos de ansiedad más comunes es la preocupación excesiva por las situaciones cotidianas. Los síntomas a veces comienzan en la infancia o en la adolescencia y continúan en la edad adulta.

Causas, factores de riesgo y esperanza de vida

Muchas situaciones o experiencias diferentes pueden provocar ansiedad. A veces puede ser un reto saber qué es lo que está causando la ansiedad, y esto puede dar lugar a más estrés o preocupación.

¿Qué causa la ansiedad?

Los acontecimientos difíciles o traumáticos vividos en el pasado -durante la infancia, la adolescencia o la edad adulta- suelen desencadenar problemas de ansiedad. Algunos ejemplos comunes que pueden dar lugar a problemas de ansiedad son:

  • Abuso físico o emocional
  • Separación o divorcio
  • Duelo
  • Acoso escolar o exclusión social

Los temas actuales o los problemas de la vida también pueden desencadenar la ansiedad, por ejemplo:

  • Presiones en el trabajo
  • Trabajar muchas horas
  • Problemas económicos
  • Problemas de pareja
  • Agotamiento
  • Sentirse solo o aislado
  • Perder a un ser querido
  • Sufrir una enfermedad o lesión grave
  • Sentirse intimidado, acosado o maltratado
  • Sufrir otros problemas de salud mental, como la depresión

A veces las personas tienen problemas médicos subyacentes que pueden afectar a sus niveles de ansiedad. Entre los ejemplos de afecciones médicas relacionadas con la ansiedad se incluyen:

  • Cardiopatías
  • Diabetes
  • Síndrome del intestino irritable
  • Problemas de tiroides
  • Afecciones respiratorias como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)

Ciertos fármacos también pueden desencadenar la ansiedad, como los medicamentos psiquiátricos, algunos medicamentos utilizados para tratar ciertas enfermedades físicas, las drogas recreativas y el alcohol.

¿Es la ansiedad hereditaria?

Los estudios demuestran que tener un familiar cercano con problemas de ansiedad puede aumentar las posibilidades de que alguien tenga problemas de ansiedad. Es necesario investigar más para entender si los factores genéticos contribuyen a que alguien desarrolle ansiedad, o si algunas personas son más susceptibles de desarrollarla debido a los comportamientos que aprendieron de sus padres y familiares mientras crecían.

¿Quién tiene ansiedad?

Cualquier persona puede tener ansiedad, aunque los trastornos de ansiedad suelen empezar en la adolescencia. Las mujeres tienen el doble de probabilidades de verse afectadas que los hombres.

¿Cuánto tiempo se puede vivir con ansiedad?

La ansiedad no es una enfermedad que ponga en peligro la vida. Sin embargo, una investigación publicada en The British Journal of Psychiatry muestra que los trastornos de ansiedad pueden aumentar significativamente el riesgo de muerte (mortalidad). La comorbilidad (cuando se sufren dos trastornos al mismo tiempo) de los trastornos de ansiedad y la depresión desempeña un papel esencial en el aumento del riesgo de mortalidad.

Diagnóstico

La ansiedad no es fácil de diagnosticar; a veces puede ser difícil para los médicos diagnosticar si alguien tiene un trastorno de ansiedad o una depresión con ansiedad como síntoma.

¿Cómo se diagnostica la ansiedad?

Para diagnosticar la ansiedad con precisión, el médico debe descartar ciertas enfermedades físicas que puedan estar causando los síntomas. Pueden hacer preguntas sobre:

  • Cualquier síntoma físico o psicológico
  • Cuánto tiempo han durado los síntomas
  • Cualquier preocupación, temor o problema importante
  • La vida personal del individuo

Puede ser difícil hablar con un médico sobre las emociones, los sentimientos y las cuestiones personales. Aun así, el médico debe entender los síntomas y las circunstancias para hacer un diagnóstico preciso.

Para ayudar al diagnóstico, el médico también puede hacer un examen físico y realizar algunos análisis de sangre para descartar afecciones como la anemia (deficiencia de hierro) o una tiroides hiperactiva.

Prueba para diagnosticar la ansiedad

No existen pruebas de laboratorio para diagnosticar la ansiedad. Si el médico no encuentra ninguna razón médica para determinados síntomas físicos y mentales, puede remitirte a un especialista en salud mental, como un psiquiatra o un psicólogo.

Un especialista en salud mental te hará más preguntas sobre los síntomas, los sentimientos y las emociones, y hará una evaluación clínica utilizando cuestionarios para medir los niveles de ansiedad. Algunos ejemplos de cuestionarios de evaluación de la ansiedad son la escala de calificación de la ansiedad de Hamilton (HAM-A), o el Inventario de Ansiedad de Beck (BAI por sus siglas en inglés), que mide la gravedad de la ansiedad en adultos y adolescentes.

Tratamiento y medicación

El tratamiento y la medicación para la ansiedad pueden aliviar los síntomas y hacer que sea más fácil vivir con esta enfermedad.

Medicación

El médico utilizará una serie de medicamentos para ayudar a las personas a controlar sus síntomas de ansiedad. Sin embargo, los fármacos no deben ser la única opción de tratamiento que se ofrezca. En su lugar, el médico suele tener que trabajar con el paciente para encontrar la medicación, la dosis y la terapia más adecuada.

Algunos medicamentos solo se utilizan a corto plazo, mientras que otros pueden recetarse durante periodos más prolongados.

En función de los síntomas de la persona, la medicación puede tratar los síntomas físicos de la ansiedad y los efectos psicológicos.

Algunos de los medicamentos más recetados para tratar la ansiedad son:

  • Antidepresivos: en la mayoría de los casos, el primer medicamento que se ofrece es un antidepresivo, que suele ser un tipo de fármaco conocido como «inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina» (ISRS). Estos fármacos actúan aumentando el nivel de una sustancia química llamada serotonina en el cerebro. La serotonina desempeña un papel fundamental en el cerebro, ya que potencia la sensación de bienestar y felicidad, y ayuda al pensamiento, la memoria, el sueño, la digestión y la circulación. Los ISRS pueden tomarse a largo plazo, pero pueden tardar unas semanas en empezar a funcionar. Otro tipo de antidepresivo que puede ofrecerse es el conocido como «inhibidor de la recaptación de serotonina y noradrenalina» (IRSN). Este tipo de medicamento actúa aumentando las cantidades de serotonina y noradrenalina en el cerebro. Realiza cambios específicos en el cerebro y las neuronas para regular el estado de ánimo.
  • Anticonvulsivos: algunos medicamentos anticonvulsivos (también conocidos como fármacos anticonvulsivos) utilizados para tratar la epilepsia también pueden ser un tratamiento eficaz de la ansiedad. Funcionan disminuyendo la producción excesiva en partes del cerebro que controlan el miedo.
  • Benzodiacepinas: a veces se utilizan las benzodiacepinas, un tipo de sedante, como tratamiento a corto plazo durante un periodo grave de ansiedad, a veces junto con otros medicamentos. Las personas que toman fármacos sedantes pueden sentirse muy somnolientas, por lo que a veces los médicos recomiendan no conducir ni manejar maquinaria mientras los toman.

Terapia

Existen varias terapias psicológicas (psicoterapia) útiles para tratar la ansiedad, entre ellas:

  • Autoayuda guiada: un médico o especialista en salud mental puede sugerir que se pruebe un curso de autoayuda guiado para controlar los niveles de ansiedad y enseñar técnicas de afrontamiento para lidiar con la ansiedad a diario. Esto puede implicar la realización de un libro de ejercicios o un curso en línea con el apoyo de un terapeuta.
  • Terapia cognitivo conductual (TCC): esta forma de terapia ayuda a alguien a cuestionar sus pensamientos ansiosos o sus sentimientos negativos. Puede ayudar a mejorar la atención y la concentración y reducir la necesidad de evitar hacer cosas que causan ansiedad. La TCC suele consistir en reunirse con un terapeuta acreditado y con formación específica cada semana durante varios meses.
  • Relajación aplicada: este enfoque consiste en que un terapeuta con la formación adecuada enseñe a la persona a relajar sus músculos y a practicarlo durante las situaciones que le producen ansiedad.

Intervención

Es fundamental que cualquier persona cuya ansiedad esté afectando a su vida diaria reciba asesoramiento médico a tiempo para evitar que su estado empeore.

A las personas con un presunto trastorno de ansiedad se les debe ofrecer una intervención psicológica como tratamiento de primera línea.

Un profesional de la salud mental cualificado que sepa cómo tratar la ansiedad de forma eficaz ayudará a las personas a aprender estrategias de afrontamiento fundamentales para lidiar con su trastorno de ansiedad.

Dieta

Las personas con ansiedad deben intentar llevar una dieta regular, sana y equilibrada. También es fundamental comer con regularidad y evitar saltarse las comidas, ya que esto puede provocar una bajada de azúcar en la sangre, lo que hace que las personas se sientan nerviosas o al límite y empeora la ansiedad subyacente.

Se cree que el consumo de alimentos ricos en hidratos de carbono complejos, como los cereales integrales -por ejemplo, la avena, la quinoa y el pan y los cereales integrales- aumenta la cantidad de serotonina en el cerebro, que tiene un efecto calmante.

El alcohol y la cafeína deben limitarse o evitarse. Ambos pueden hacer que las personas se sientan al límite o nerviosas y pueden interferir con los patrones de sueño.

Ejercicio

El ejercicio puede ser muy beneficioso para las personas con ansiedad. Produce sustancias químicas cerebrales conocidas como endorfinas que actúan como analgésicos naturales y mejoran la capacidad de dormir, lo que reduce la sensación de estrés y ansiedad.

Los científicos han descubierto que el ejercicio regular puede disminuir los niveles de tensión, elevar y estabilizar el estado de ánimo, mejorar el sueño y aumentar la autoestima. Solo cinco minutos de ejercicio aeróbico pueden empezar a producir efectos contra la ansiedad.

Cualquier ejercicio físico puede ayudar a reducir la ansiedad, pero los investigadores afirman que el ejercicio aeróbico que eleva el ritmo cardíaco es el más beneficioso. Algunos ejercicios aeróbicos que pueden ayudar a controlar la ansiedad son:

  • Natación
  • Ciclismo
  • Correr
  • Caminar a paso ligero
  • Tenis
  • Bailar
Incluso las sesiones cortas de ejercicio (de 10 a 15 minutos) pueden mejorar la forma física y el estado de ánimo.

Prevención

  • No hay forma de predecir con exactitud qué hará que alguien desarrolle problemas de ansiedad. Sin embargo, se pueden tomar medidas para reducir el impacto de los síntomas relacionados:

    • Busca ayuda pronto: la ansiedad puede ser más difícil de tratar si se deja demasiado tiempo.
    • Lleva un estilo de vida saludable: el ejercicio puede ayudar a mejorar la salud mental y aliviar los sentimientos de ansiedad.
    • Intenta ser lo más activo posible: participar en actividades y aficiones puede mejorar los sentimientos de autoestima y alejar la mente de las preocupaciones. La interacción social puede evitar la sensación de aislamiento.
    • Evita el consumo de alcohol y drogas: el consumo de alcohol y drogas puede provocar ansiedad o empeorar la existente.

Estudios científicos

Se sigue investigando sobre la ansiedad, los posibles riesgos de desarrollar trastornos de ansiedad y las opciones de tratamiento eficaces. Se han producido avances significativos en la comprensión de las partes del cerebro implicadas en los sentimientos de miedo y la ansiedad. Por ejemplo, los científicos han descubierto que la región de la amígdala parece estar implicada en el aprendizaje del miedo, el peligro y la seguridad. Las personas con trastornos de ansiedad parecen tener una amígdala más reactiva.

Otro estudio crítico ha analizado cómo un receptor implicado en el sistema de recompensa del cerebro puede ser un objetivo para tratar la anhedonia (falta de placer), un síntoma de varios trastornos de ansiedad. La investigación tiene importantes implicaciones para el desarrollo de medicamentos dirigidos a zonas específicas del cerebro y es de esperar que conduzca a ensayos clínicos más esclarecedores en el futuro.

Uno de los ámbitos en los que se han producido avances significativos es el papel de la genética en diversas enfermedades y afecciones. La investigación actual estudia cómo los genes y el entorno pueden contribuir a la aparición de los trastornos de ansiedad. Por ejemplo, un niño con una predisposición genética a ser tímido y sensible puede convertirse en el objetivo de los acosadores. A su vez, ser acosado (un factor ambiental) podría aumentar sus niveles de ansiedad.

Se siguen investigando las opciones de tratamiento de la ansiedad, ya que la medicación disponible para ayudar a las personas que padecen trastornos de ansiedad no ha cambiado significativamente a lo largo de los años. Los científicos trabajan ahora en el desarrollo de nuevos medicamentos que puedan sustituir a los ansiolíticos actuales, que no son eficaces para todos los pacientes. Se sabe que algunos tienen posibles efectos secundarios y problemas de seguridad (por ejemplo, un riesgo de abuso y dependencia).

Sin embargo, la comunidad científica es optimista y cree que hay más avances en el horizonte. El tratamiento futuro de la ansiedad será muy diferente al actual. 

Fuentes de referencia

  1.  Ritchie H, Roser M. Mental health. Our World in Data. Published 2018. Accessed February 2021. https://ourworldindata.org/mental-health.
  2.  OECD/European Union. Health at a Glance: Europe 2018: State of Health in the EU Cycle. OECD Publishing, Paris/European Union, Brussels. 2018. Accessed February 2021. https://doi.org/10.1787/health_glance_eur-2018-en.
  3.  Mind. Anxiety and panic attacks. Accessed February 2021. https://www.mind.org.uk/information-support/types-of-mental-health-problems/anxiety-and-panic-attacks/causes-of-anxiety/
  4.  Anxiety and Depression Association of America. Facts and statistics. Accessed February 2021. https://adaa.org/about-adaa/press-room/facts-statistics
  5.  Meier SM, Matthiesen M, Mors O, Mortensen PB, Laursen TM, Penninx BW. Increased mortality among people with anxiety disorders: total population study. Br J Psychiatry. 2016;209(3):216-21. doi:10.1192/bjp.bp.115.171975
  6.  West London NHS Trust. Diagnosis of anxiety disorder. Updated January 2021. Accessed February 2021.  
  7.  Naidoo U. Nutritional strategies to ease anxiety. Harvard Health Publishing. Published April 13, 2016. Accessed February 2021. https://www.health.harvard.edu/blog/nutritional-strategies-to-ease-anxiety-201604139441.
  8.  Anxiety and Depression Association of America. Exercise for stress and anxiety. Accessed February 2021. https://adaa.org/living-with-anxiety/managing-anxiety/exercise-stress-and-anxiety.
  9.  Everyday Health. How exercise eases anxiety. Published June 2009. Accessed February 2021.https://www.everydayhealth.com/anxiety/anxiety-and-exercise.aspx
  10.  Schumann CM, Bauman MD, Amaral DG. Abnormal structure or function of the amygdala is a common component of neurodevelopmental disorders. Neuropsychologia. 2011;49(4):745-759. doi:10.1016/j.neuropsychologia.2010.09.028
  11.  Krystal AD, Pizzagalli DA, Smoski M, et al. A randomized proof-of-mechanism trial applying the ‘fast-fail’ approach to evaluating κ-opioid antagonism as a treatment for anhedonia. Nat Med. 2020;26(5):760-768. doi:10.1038/s41591-020-0806-7
  12.  Craske MG, Stein MB, Eley TC, et al. Anxiety disorders [published correction appears in Nat Rev Dis Primers. 2017 Dec 14;3:17100]. Nat Rev Dis Primers. 2017;3:17024. doi:10.1038/nrdp.2017.24
  13.  Singh S. The future of anxiety treatment will be drastically different. Life Science Leader. Published September 2020. Accessed February 2021. https://www.lifescienceleader.com/doc/the-future-of-anxiety-treatment-will-be-drastically-different-0001.
Te podría interesar...

Bienvenido

Para acceder a esta información, debes utilizar tus credenciales.

¿No tienes cuenta? Regístrate