Salud mental y bienestar durante la pandemia de COVID-19: efectos y consejos

Salud mental y bienestar durante la pandemia de COVID-19: efectos y consejos

Compartir:
Share on twitter
Share on linkedin
Share on facebook

La pandemia de COVID-19 ha tenido un impacto devastador en la salud mundial y las secuelas repercuten en la salud física y mental.

 ¿Cuáles son los efectos de la pandemia de COVID-19 en la salud mental?

Las restricciones destinadas a controlar el virus, combinadas con la incertidumbre económica, han tenido un efecto significativo en las sociedades, limitando las libertades y aumentando el aislamiento y la soledad.

La pandemia también ha interrumpido los servicios de salud mental en el 93 % de los países del mundo, lo que significa que las personas no están recibiendo la ayuda que necesitan en un momento crítico. 1

Las preocupaciones a corto plazo son evidentes, con personas que luchan por dar sentido a lo que está sucediendo, cómo ha afectado a sus seres queridos y a las rutinas y hábitos que eran el núcleo de su existencia. Sin embargo, los daños persistentes tendrán que ser abordados y tratados mucho después de que los programas de vacunación hayan finalizado.

La comisaria de la UE, Stella Kyriakides, declaró: «Esto tiene un alto precio no solo para los afectados, sino también para nuestras sociedades. La salud mental afecta a nuestra forma de pensar, sentir y actuar, en todas las etapas de nuestra vida.

«Como psicóloga clínica, soy consciente de forma aguda y dolorosa de los efectos perjudiciales que la pandemia podría provocar en la salud mental de todos nosotros, y aunque todavía no podemos evaluar el riesgo, sabemos que las repercusiones a largo plazo serán importantes.

«El caleidoscopio de problemas de salud mental abarca desde la ansiedad hasta la soledad y la depresión. Debemos prestar mucha atención a las señales que nos da nuestro cuerpo». 2

El repunte de estos factores corrosivos salta a la vista, con una tendencia preocupante de aumento de las necesidades, ya que los informes afirman que uno de cada seis adultos de la Unión Europea -84 millones de personas- padecía algún tipo de enfermedad mental antes de la pandemia. 3

Además, la mala salud mental le cuesta a la UE el 4 % del PIB en pérdida de productividad y gasto social, lo que añade presión al empleo y a los ingresos, factores clave de estabilidad en el bienestar de la salud mental.

Los niveles de ansiedad y depresión se han visto incrementados por el amplio cambio de circunstancias forzado por la pandemia, con personas privadas de la compañía de sus seres queridos, amigos, familiares y compañeros de trabajo.  Si a esto le añadimos que las familias tienen que hacer frente a la educación de sus hijos en casa y a la erosión de su educación y de sus grupos de amigos, tenemos fuerzas desestabilizadoras que presionan en todos los aspectos de la vida.

Esto está alimentando el aumento y el empeoramiento de dolencias como el insomnio, la depresión y el estrés, mientras que las personas con enfermedades preexistentes también son más vulnerables a la infección por COVID-19 y tienen un riesgo potencialmente mayor de sufrir síntomas graves. La exposición al virus también puede provocar problemas neurológicos como delirios, agitación e ictus.

Cinco formas de mejorar tu salud mental en tiempos de COVID-19

Elige los medios de comunicación que sigues

El mundo está inundado de malas noticias, opiniones mal informadas e historias de miedo y, con el alcance global de las redes sociales, es fácil obsesionarse con la negatividad. El Doom-scrolling, la práctica de pasar por una procesión de malas noticias en Internet, se ha convertido en una tendencia inquietante que puede tener un gran impacto sobre el estado de ánimo y el bienestar. La OMS, entre otras organizaciones, aconseja un consumo moderado de información, concentrándose en unas pocas fuentes fiables y estableciendo límites sobre la cantidad de información que se lee, se ve o se escucha. 4 Considera la posibilidad de desactivar las notificaciones automáticas, limitar el uso de las redes sociales y ver solo determinados boletines de noticias a lo largo del día.

Cuida de ti mismo

El distanciamiento físico, los buenos cuidados respiratorios y el lavado de manos son aspectos vitales para protegernos del virus, pero comer de forma saludable y desarrollar rutinas favorecerá el bienestar físico y psicológico. Es fundamental seguir una dieta equilibrada para reforzar el sistema inmunitario y respetar unos horarios de comida definidos también dará sentido a la rutina diaria, sobre todo si estás de baja laboral o tienes que autoaislarte. Las revisiones sistemáticas de las dietas han demostrado que una mala nutrición, desde los primeros años, puede contribuir a empeorar la salud mental de niños y adolescentes. 5

El sueño favorece el sistema inmunitario y combate la falta de energía, por lo que es importante crear un entorno en el que el sueño resulte fácil, como irse a dormir siempre a la misma hora, limitar el tiempo de uso de pantallas por la noche y crear un ambiente en el dormitorio tranquilo, con una temperatura fresca y libre de aparatos informáticos, para mejorar la relajación. Los ejercicios de respiración también pueden aliviar la tensión y facilitar el sueño. 6

Fomenta las relaciones

Nuestra familia, amigos y compañeros de trabajo son más importantes ahora que nunca y el apoyo mutuo es un elemento inspirador de cómo la sociedad ha respondido a la pandemia. La Mental Health Foundation ofrece los siguientes consejos para convertirlos en un elemento integral de una red de apoyo. 7

  • Regala tiempo: reserva más tiempo para estar en contacto con tus amigos y familiares.
  • Ten presencia: presta atención de verdad a las personas de tu vida e intenta no distraerte con el teléfono, el trabajo u otros intereses.
  • Escucha: asimila lo que dicen los demás e intenta comprenderlo y centrarte en sus necesidades en ese momento.
  • Déjate escuchar: comparte lo que sientes con sinceridad y permítete ser escuchado y apoyado por los demás.
  • Reconoce cuándo estás ante una relación tóxica: las relaciones perjudiciales pueden hacernos infelices. Ser consciente de ello puede ayudarnos a avanzar y encontrar soluciones.

Céntrate en lo positivo

La COVID-19 ha planteado una serie de retos a nuestra salud mental y puede ser difícil ser positivo, pero la OMS, y otras organizaciones recomiendan explorar y celebrar las buenas noticias, como las de las personas que han sobrevivido a la enfermedad, los esfuerzos del personal sanitario, los trabajadores de las organizaciones benéficas, los actos desinteresados de los ciudadanos y el increíble trabajo de los científicos y las empresas farmacéuticas en la investigación de nuevas vacunas y tratamientos.

Busca ayuda profesional

Si sigues sintiéndote abrumado, puedes buscar apoyo y, aunque el sistema sanitario esté al límite, hay servicios que pueden ayudarte. Por ejemplo, acudir a un consejero profesional o buscar el apoyo de personas que han tenido problemas de salud mental. Hay muchas opciones en línea y líneas de ayuda en toda Europa para que no te enfrentes solo a tus preocupaciones. 8 Además, ten en cuenta que buscar un tratamiento con un profesional cualificado es siempre una opción y que la medicación adecuada y adaptada a tus necesidades puede ayudarte a superar este difícil momento.

Referencias:

  1. World Health Organization. The impact of COVID-19 on mental, neurological and substance use services. Accessed January 2021. https://www.who.int/publications/i/item/978924012455
  2. European Commission. World Mental Health Day. October 2020. Accessed January 2021. https://ec.europa.eu/commission/presscorner/detail/en/statement_20_1865
  3. Open Access Government. Beyond COVID-19: The call for a European mental health strategy. August 2020. Accessed January 2021. https://www.openaccessgovernment.org/beyond-covid-19-the-call-for-a-european-mental-health-strategy/93542/
  4. World Health Organization. Mental health and psychosocial considerations during the COVID-19 outbreak. March 2020. Accessed January 2021. https://www.who.int/docs/default-source/coronaviruse/mental-health-considerations.pdf
  5. O’Neil A, Quirk SE, Housden S, et al. Relationship between diet and mental health in children and adolescents: a systematic review. Am J Public Health. 2014;104(10):e31-e42. doi:10.2105/AJPH.2014.302110
  6. Medalie L. Why it is important to get a good night’s sleep during the coronavirus outbreak. University of Chicago, April 2020. Accessed January 2021. https://www.uchicagomedicine.org/forefront/coronavirus-disease-covid-19/advice-for-sleeping-well-during-the-covid-19-outbreak
  7. Mental Health Foundation. Nurturing our relationships during the coronavirus pandemic. January 2020. Accessed January 2021. https://www.mentalhealth.org.uk/coronavirus/nurturing-our-relationships-during-coronavirus-pandemic
  8. Mental Health Europe. Helplines and Services to support your mental health in COVID-19. Accessed January 2021. https://www.mhe-sme.org/library/helplines/
Te podría interesar...

Epilepsia

Un diagnóstico de epilepsia puede ser difícil para toda la familia, sobre todo porque muchos padres no tienen un conocimiento profundo de la enfermedad y de cómo ayudar a su hijo a afrontarla.

Epilepsia

Se trata de crisis en las que el niño pierde brevemente la conciencia y se queda con la mirada perdida y sin responder a lo que ocurre a su alrededor. Su frecuencia y duración son imprevisibles, lo que genera preocupación entre los padres y familiares.

Epilepsia

La mayoría de los niños con epilepsia debería poder asistir a un colegio ordinario y disfrutar de su educación sin problemas significativos, siempre que haya una buena comunicación entre la familia y el centro.

Bienvenido

Para acceder a esta información, debes utilizar tus credenciales.

¿No tienes cuenta? Regístrate